Diario Sur

Cocinando su propio futuro

Los nuevos alumnos comenzaron a familiarizarse con las cocinas.
Los nuevos alumnos comenzaron a familiarizarse con las cocinas. / Fernando González
  • Los alumnos se incorporan a las escuelas de hostelería de La Cónsula y La Fonda, confiados en que será la puerta para nuevas oportunidades laborales

Ilusión, compromiso y esperanza entre los alumnos que ayer se incorporaron a las aulas de La Cónsula, la escuela de hostelería de Málaga que abre un curso que para todos los implicados tiene que ser el de la normalidad. La ilusión de Juan García Sánchez, un parado de 56 años que se siente «un privilegiado»; el compromiso de Eleazar Villalba, un joven de Tolox que trabaja para poder terminar sus estudios y la esperanza de Lourdes Hermosa, una malagueña de 46 años que ve en la formación que va a recibir en La Cónsula la oportunidad para hacer realidad un sueño, tener su propio restaurante.

Son 69 los alumnos que ayer comenzaron el curso en La Cónsula: los de segundo curso de sala y cocina y los de segundo de sala (el próximo día 26 se incorporan los de primero de sala). En La Fonda, la escuela de cocina de Benalmádena, han empezado los alumnos de cocina, 15 de primero y 12 de segundo.

«Con muchas ganas» y «muy motivados» llegaron los alumnos de segundo. Como Alberto Sánchez, que se incorpora a las aulas después de trabajar durante el verano en Puente Romano. «Ha sido una experiencia excepcional, nos han tratado muy bien, han sido muy acogedores y hemos trabajado como en familia». Han sido tres los alumnos que han estado en las cocinas de este hotel y Alberto aseguró que, a pesar de los problemas que arrastraron el curso pasado, «no se ha notado». «Hemos hecho de todo y creo que con un gran nivel», añadió Johan Sebastián, compañero de segundo de cocina. «Todavía hay algunos cabos sueltos, pero esperamos que todo ruede bien, como nos acaban de decir». Se refería este alumno a la charla que habían tenido con los responsables del Servicio Andaluz de Empleo, que habían comentado a los alumnos aspectos como la organización interna, sus derechos y deberes como alumnos y la planificación del nuevo curso.

Tal como explicó el delegado de Empleo, Mariano Ruiz Araújo, empezarán con los cursos de prevención de riesgos laborales, seguridad e higiene y manipulación de alimentos. Responde a la nueva estructura de estos cursos de formación para el empleo, que se basan en los denominados certificados de profesionalidad, un documento que acredita una cualificación profesional de acuerdo a un catálogo a nivel nacional. Después estudiarán alemán, inglés o gestión hotelera.

El restaurante, «cuanto antes»

En unas semanas comenzarán también las prácticas en cocinas. Antes tendrán que llegar los uniformes, imprescindibles para que puedan trabajar. Aunque Mariano Ruiz no quiso adelantar una probable fecha para la apertura al público del restaurante (o ‘aula de prácticas’), sí dijo que trabajan para que sea «cuanto antes».

Acompañaban al delgado funcionarias del Servicio Andaluz de Empleo, a quienes agradeció el esfuerzo por sacar adelante el proyecto. Alguna incluso no han tomado aún las vacaciones, ya que durante julio y agosto se ha realizado la selección de estudiantes.

Alumnos como Guadalupe, de Alcalá la Real, que estudia Historia «por agradar a sus padres» pero que siempre había querido dedicarse a la cocina. O como Alicia Angulo, que ha estudiado Publicidad y Relaciones Públicas en la UMA, pero que sueña con su propio negocio. Les gusta y quieren hacer de esto su profesión. Y, de momento, que abra antes o después el restaurante al público no les preocupa. «Vamos a estudiar y trabajar con la mismas ganas e ilusión», prometieron.