Diario Sur

Las viviendas turísticas están obligadas a informar a la Policía del cambio de inquilino

Interior de la vivienda Minimal Rooms, uno de los inmuebles turísticos que se comercializan en la capital malagueña.
Interior de la vivienda Minimal Rooms, uno de los inmuebles turísticos que se comercializan en la capital malagueña. / Sur
  • Las fuerzas de seguridad trabajan codo con codo con Turismo para controlar los más de 5.660 inmuebles dados de alta para alquilar a turistas en la provincia

La seguridad es un valor en alza al que no escapan las más de 5.660 viviendas turísticas que ya han suscrito en Málaga la declaración responsable en el Registro de Turismo de Andalucía para operar como alojamiento y ajustarse a la primera normativa que regula esta actividad del alquiler de inmuebles a turistas. Desde la Subdelegación del Gobierno advirtieron que los propietarios de estas viviendas tienen la obligación de informar a la Policía de cada cambio de inquilino, aunque ello se produzca cada día, tal y como realizan el resto de alojamientos turísticos. Es la Unidad de Participación Ciudadana la que está al cargo de este control.

Es más, existe por parte de las fuerzas de seguridad una sensibilidad extrema sobre este asunto, tanto que trabajan codo con codo con los responsables de Turismo para estar informados de los inmuebles que se van dando de alta. Una vez inscritos en el Registro de Turismo de Andalucía, los propietarios deberán también formalizar su inscripción en el Registro de Hospedaje de la Policía, en cumplimiento de la normativa de seguridad, en la que la norma andaluza, por cuestión de competencias, sólo precisa que se garantizará la seguridad pública al obligar a los propietarios a llevar a cabo un registro documental e informativo sobre los viajeros que utilizan este hospedaje.

Desde la Subdelegación del Gobierno explicaron que, debido a que la normativa que regula esta actividad entró en vigor hace menos de dos meses, no ha dado tiempo aún para determinar un protocolo para proceder a esa información actualizada sobre la identidad de los inquilinos, tal y como ocurre con los hoteles, que sí tramitan esta base de datos de forma telemática. Mientras se determina el sistema para facilitar este intercambio de datos, los propietarios están comunicando la identidad de cada inquilino de forma telefónica, señalaron desde la Subdelegación del Gobierno en Málaga. A la par que las fuerzas de seguridad van ubicando las viviendas ya dadas de alta para ejercer la vigilancia policial, un asunto que preocupa a vecinos de inmuebles dedicados al alquiler a turistas, y más en el comienzo de los meses de mayor actividad en que la rotación de clientes es muy alta y genera una natural incertidumbre sobre quienes duermen cada noche en la vivienda de al lado.

Contacto con los propietarios

De hecho, las fuerzas de seguridad ya han mantenido varios encuentros con responsable de Turismo desde antes de que entrara en vigor la normativa andaluza para intercambiar las altas nuevas y cotejar que posteriormente se inscriben en el Registro de Hospedaje Policial. «La Policía está contactando con los propietarios que se inscriben en Turismo para informarles de la obligación de darse de alta también en este listado policial y de informar de cada cambio de inquilino», detallaron desde la Subdelegación de Turismo de Málaga.

Cabe recordar que la provincia malagueña está a la cabeza de Andalucía en cuanto al volumen de inmuebles que se destinan a esta actividad turística. De hecho ya acapara más de la mitad de las registradas en el conjunto de la región, concretamente, seis de cada diez de las que se han dado de alta en la Comunidad desde el pasado 11 de mayo en que entró en vigor la normativa. De ahí que Málaga se ha convertido también en un punto estratégico en el que las fuerzas de seguridad ponen el foco.

En este sentido, y a falta de un estudio más pormenorizado, una alta proporción de inmuebles se localizan en la capital malagueña. El consejero de Turismo de la Junta, Francisco Javier Fernández, avanzó días atrás que su departamento ha actualizado el Plan de Inspección Turística de 2016 para incorporar esta nueva figura de alojamientos y recordó que, para facilitar el proceso de la entrada en vigor del decreto «se ha realizado, una labor pedagógica e informativa, con el objetivo de concienciar a la ciudadanía y al sector.