Melik-Bagdasarov. :: f. gonzález
Melik-Bagdasarov. :: f. gonzález

Instan a Andalucía y a la Costa a ser «más activos» en Rusia ante la recuperación de este mercado

El turismo ruso inicia su despegue y lo hace con la fuerza de recuperar en año y medio lo perdido en los dos ejercicios de declive que le costó a los destinos españoles la pérdida del 40% de viajeros rusos. El ministro consejero de la embajada rusa, Sergey Melik-Bagdasarov, pronosticó que para 2017 España volverá a superar el millón de visitantes procedentes de Rusia. Ante un nutrido grupo de empresarios malagueños, en un almuerzo de trabajo organizado por el Círculo Mercantil de Málaga, Bagdasarov instó a Andalucía y a la Costa del Sol a ser «más activos» en las relaciones con los operadores rusos para mejorar la comercialización de la diversidad de la oferta dado que los rusos lo conciben como exclusivos de sol y playa cuando también ofrecen cultura e historia. «Málaga es la entrada para quienes buscan buen clima, mar y mejor gastronomía, pero también lo es para quienes quieren conocer el patrimonio de ciudades como Granada, Córdoba o Sevilla. En la difusión de este producto hay que insistir para beneficiarse de este fuerte crecimiento que prevemos», dijo. En este sentido, puso como ejemplo a Cataluña, principal destino para los rusos en España.

Melik-Bagdasarov también vaticinó una recuperación en la compra de viviendas residenciales en la Costa. «Suele pasar que primero vienen como turistas, conocen el destino y, después, deciden adquirir un inmueble», explicó.

El ministro consejero de la embajada rusa también señaló la importancia del factor seguridad en los destinos, que ha llevado a numerosos rusos a dejar de viajar a zonas hasta ahora preferidas como Turquía o Egipto. «Soy muy optimista para este año y para el próximo», recalcó para precisar que España tiene un enorme potencial de crecimiento en Rusia ya que, de sus 140 millones de habitantes, sólo viajaron al extranjero en 2014 unos 17,6 millones.