Diario Sur

El Gran Hotel Miramar de Málaga emplaza su apertura al próximo otoño

El presidente de Hoteles Santos, José Luis Santos; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; y el director del nuevo hotel, Israel Martínez.
El presidente de Hoteles Santos, José Luis Santos; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; y el director del nuevo hotel, Israel Martínez. / Salvador Salas
  • Hoteles Santos, que aduce un retraso en los trabajos de consolidación del edificio, prevé crear un centenar de empleos directos

Entre septiembre y octubre abrirá sus puertas el Gran Hotel Miramar, el primer cinco estrellas gran lujo de Málaga. Así lo anunciaron ayer en Fitur los responsables del grupo Hoteles Santos, que presentaron junto al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, la reapertura de este emblemático edificio de la Malagueta.

El presidente de este grupo hotelero, José Luis Santos, aseguró ayer que su empresa «está haciendo historia en Málaga, porque el MIramar seguirá a partir de ahora siendo hotel para siempre».

Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que acudió al expositor del grupo hotelero en Fitur, agradeció «la importante apuesta» de este empresa por Málaga. «Para la ciudad está será una de las grandes noticias de 2016», añadió De la Torre en referencia a la anunciada apertura del antiguo Palacio de Justicia de Miramar.

El alcalde anunció que el Ayuntamiento va a trabajar en los próximos meses en distintas obras de mejoras en el entorno del futuro hotel, como es el caso del Paseo de Reding, antes de que se inaugure el hotel.

Santos explicó que la apertura oficial de este alojamiento de gran lujo se podrá producir entre los meses de septiembre y octubre, algo más tarde de lo previsto inicialmente. Esto se debe, según el presidente del grupo hotelero, al retraso en los trabajos de consolidación de este edificio, que cuenta con casi un siglo de historia.

El propietario del grupo también adelantó que la puesta en funcionamiento del hotel servirá para generar un centenar de empleos directos. Muchos de esos puestos serán ocupados por malagueños, según explicó Santos. Pero, eso sí, también advirtió que parte de la plantilla será ocupada por profesionales que trabajan en otros hoteles del grupo, que han pedido ya su traslado a Málaga. En todo caso, el proceso de selección, no tendrá lugar hasta cuatro meses antes de la inauguración.

Hoteles Santos ultima los detalles del que está llamado a ser el embajador indiscutible de la excelencia y la exclusividad, referencia de lujo y distinción de Málaga, Costa del Sol y Andalucía. Ubicado en la zona de La Caleta, entre el paseo de Reding y el paseo Marítimo, con la fachada principal orientada al mar Mediterráneo, ofrece espectaculares vistas a la bahía de Málaga y está a 5 minutos de los principales museos de la ciudad.

En una superficie de más de 3.000 metros cuadrados, el Gran Hotel Miramar volverá a contar con los espléndidos salones originales para grandes eventos, así como su ampliación a terrazas y jardines para acontecimientos al aire libre. Un total de 17 espacios (incluido un salón con capacidad para 700 personas) que satisfarán la demanda de reuniones y celebraciones en la capital malagueña.

El hotel dispondrá de 200 habitaciones y Suites (26 imperiales y 2 reales), todas ellas equipadas con los últimos avances tecnológicos y servicios exclusivos para satisfacer al cliente. El edificio contará con una zona chill out creada en la azotea. Dada la proximidad con el mar, el huésped podrá sentir la experiencia de un navegante, con la brisa mediterránea, la serenidad de sus aguas y el infinito como única referencia.

Densa agenda

La agenda del Ayuntamiento de Málaga fue especialmente densa del día ayer. Minutos antes del acto del Hotel Miramar, el alcalde presentó un nuevo plano callejero de la ciudad en formato tríptico. En él se incluye por primera vez todo el término municipal, además de los enclaves que tienen un mayor atractivo turístico.

De la Torre también participó en la presentación de la tercera edición del Málaga Gastronomy Festival, que se celebrará entre el 29 de abril y el 5 de mayo en la ciudad. En esta edición, los organizadores del evento confían en alcanzar unas 50.000 visitas en este encuentro, que incluye eventos tan atractivos como La Marina Street, donde se podrá ver demostraciones de cocina en vivo y otras actividades.

Este festival servirá para seguir colocando a la ciudad como referente en turismo gastronómico, un sector muy atractivo por las cifras que genera. Según datos del Observatorio Turístico de Málaga, un 60% de los visitantes asegura que ha realizado algún tipo de actividad gastronómica en la ciudad. Además, se calcula en más de 100 euros diarios el gasto medio por persona y día de este tipo de turista. También ayer se presentó en el stand del Ayuntamiento, Málaga Singles Friendly, que quiere a atraer a un nuevo perfil de turista (solteros, viudos, separados o divoricados).