Medio siglo del buque insignia de los alojamientos en Nerja

El entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne, en la inauguración del Parador. :: sur
El entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne, en la inauguración del Parador. :: sur
  • El establecimiento abrió sus puertas el 19 de julio de 1965 aunque fue inaugurado por el entonces ministro Manuel Fraga en la primavera de 1966

  • El Parador de Turismo cumple 50 años, un periodo en el que ha sido ampliado tres veces

El Parador de Turismo de Nerja se prepara para soplar este año sus primeras cincuenta velas. El establecimiento, que hoy en día cuenta con un total de 96 habitaciones, es uno de los grandes buques insignia del turismo en la localidad del Balcón de Europa y de la Cueva. Precisamente, su construcción, a mediados de los años sesenta, tuvo mucho que ver con el despegue turístico que originó, en junio de 1960, la apertura de la gruta nerjeña, descubierta apenas un año y medio antes por cinco intrépidos jóvenes mareños.

El Parador Nacional de Turismo de Nerja, ubicado sobre los acantilados más orientales de la playa de Burriana, entró en funcionamiento el 19 de julio de 1965, aunque su inauguración oficial no tuvo lugar hasta la primavera de 1966, cuando visitó las instalaciones el entonces ministro de Información y Turismo, el ya desaparecido Manuel Fraga Iribarne. La histórica cita despertó una gran expectación en la localidad, que por aquel entonces empezaba a acostumbrarse a recibir a los primeros turistas extranjeros, deseosos de descansar y bañarse en sus cristalinas y tranquilas playas de fina arena.

Según recogió en una noticia publicada en este periódico el 18 de agosto de 2000, el entonces corresponsal de SUR y cronista oficial de la Villa y de la Cueva, José A. Pascual, fallecido en mayo de 2012, «todas las instalaciones del Parador están ubicadas en una superficie de unos 20.000 metros cuadrados, de los que más de 15.000 fueron cedidos por el Ayuntamiento en 1963 para su construcción». En estos 50 años de vida, se han llevado a cabo tres grandes obras de ampliación. La primera en 1980, cuando se construyeron 20 nuevas habitaciones, y en 1987 otras trece y una sala para congresos. Cuando se inauguró sólo contaba con 80 plazas.

Los últimos trabajos de ampliación importantes tuvieron lugar entre 2000 y 2002, cuando se invirtieron 6,4 millones de euros para ampliarlo con otras 25 habitaciones, hasta alcanzar las 96 estancias actuales. Entre los retos que quiere afrontar el establecimiento, que presume de contar con una ocupación media elevada durante los doce meses del año, con picos en temporada alta de hasta el 100%, está la construcción de un 'spa' junto a la piscina, que requerirá de una inversión de un millón.

El Parador de Turismo de Nerja cuenta con clientes muy fieles, tanto nacionales como extranjeros. En estas cinco décadas, se han alojado en sus instalaciones varios miles de personas. Entre los más fieles sobresale el matrimonio belga formado por Marcel y Cristina Veragen, que llevan alojándose en él, durante varias temporadas al año, desde mayo de 1966, de forma casi ininterrumpida.

Acuerdos

El día de la apertura del hotel hubo mucha expectación.

El día de la apertura del hotel hubo mucha expectación. / SUR

El establecimiento está tratando de combatir la estacionalidad. Para ello, ha alcanzado acuerdos con varias clínicas de países nórdicos, fundamentalmente de Noruega, Suecia y Dinamarca, para que se alojen en el Parador de Nerja personas que están en fase de rehabilitación tras sufrir lesiones medulares y/o musculares. El benigno clima, la tranquilidad del entorno y la ausencia absoluta de barreras arquitectónicas son los factores que han contribuido a posibilitar la llegada de estos grupos.

El Parador de Nerja sigue cosechando éxitos gracias al buen servicio y a las magníficas instalaciones, en un lugar privilegiado, con vistas a la playa de Burriana y a los pies de la imponente Sierra Almijara. En los últimos premios Trip Advisor, el de Nerja ocupó el décimo puesto de un 'ranking' encabezado por el de Lorca, en Murcia, y en el que sólo aparece otro andaluz, el de Carmona, en Sevilla, en novena posición de la clasificación.

Temas