Málaga busca su hueco en la industria de los videojuegos

Redvel Games, estudio malagueño especializado en juegos de fútbol, prevé multiplicar su facturación este año. /A. G.
Redvel Games, estudio malagueño especializado en juegos de fútbol, prevé multiplicar su facturación este año. / A. G.

La proliferación de pequeños y medianos estudios y el alto número de profesionales cualificados despiertan el interés de compañías como Sony

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los videojuegos, una de las industrias con mayor potencial de la economía mundial, comienzan a abrirse paso en el mercado malagueño. La proliferación de pequeños y medianos estudios y la presencia de personal cualificado, desde informáticos especializados en programación hasta guionistas y diseñadores, han atraído a compañías como Sony. El gigante japonés comercializará a través de su plataforma PlayStation juegos desarrollados en el Centro Andaluz de Emprendimiento (CADE) de la Universidad de Málaga. El sector prevé crecer a un ritmo anual superior al 23 por ciento en España. Aunque el mercado nacional está dominado por Madrid y Barcelona, otras comunidades autónomas como Valencia o Andalucía empiezan a ganar terreno, en este último caso con Sevilla y Málaga como principales motores económicos.

Más

Andalucía cuenta con un diez por ciento de las empresas españolas dedicadas a los videojuegos y un ocho por ciento del empleo que genera este sector, cifras que aumentarán en los próximos años. El CADE PlayStation de Málaga será el segundo que se pone en marcha en la comunidad andaluza tras el de Sevilla y dará cobijo a cuatro estudios: Ábrego, A Bonfire of Souls, Phoenix Team y Abramelin Games. Estas firman suman un total de 25 trabajadores que en los próximos meses ultimarán proyectos de temática diversa, entre el rol de aventuras y el ‘survival’. Los videojuegos desarrollados por estas ‘start-ups’ malagueñas podrán incorporarse a la oferta de PS4, con independencia de que también sean comercializados para ordenador y otras plataformas.

El auge de juegos para móviles ha supuesto un impulso definitivo para el sector

Alejandro Domínguez, de Ábrego, reconoce que la posibilidad de tener presencia en PS4 supone «una oportunidad increíble» para estas pequeñas empresas: «Todos los desarrolladores soñamos con Sony». Su estudio, que se mudará del Polo de Contenidos Digitales a la UMA, terminará de dar forma a ‘Noahmund’, un juego de rol de aventuras elaborado para PC y que ahora adaptarán para PS4. Domínguez reclama a las administraciones «mayor conocimiento» sobre la industria del videojuego y las necesidades reales de los estudios: «No sirve de mucho que habiliten espacios de trabajo para seis meses, porque la mayoría de proyectos requieren mucho más tiempo».

El abanico de inversiones y empleados necesarios para el desarrollo de un videojuego resulta ilimitado, con presupuestos que oscilan entre unos pocos miles de euros para los títulos más simples hasta cantidades estratosféricas. Esta semana se ha hecho público que ‘Grand Theft Auto V’, uno de los hitos del sector, ha distribuido ya más de 90 millones de copias en todo el mundo. Su producción, concluida hace cinco años, tuvo un coste superior a los 200 millones de euros. A pequeña escala, el desarrollo de un videojuego en el que trabajan ocho o diez personas durante dos años tiene un coste medio cercano a los 250.000 euros. Las plantillas suelen estar formadas por trabajadores fijos y colaboradores con diversos perfiles: programadores, productores, diseñadores gráficos, especialistas en animación, guionistas o compositores para la banda sonora.

Pero no solo de grandes plataformas vive la industria. El auge de los videojuegos para dispositivos móviles ha supuesto un impulso definitivo para el sector y se ha convertido en otra de las golosinas del sector. Aunque muchas de estas aplicaciones son gratuitas, los estudios ingresan dinero a través de la publicidad (cuantas más descargas, más beneficios) y de los pagos que realizan los usuarios por saltarse algunas fases del juego, conseguir retos y desbloquear un nivel de dificultad o un personaje. La clave del éxito de estas ‘apps’ reside, además de en su formato casi adictivo, en el talento de los desarrolladores para empujar a los usuarios a realizar esas ‘minicompras’. El mercado de las aplicaciones móviles lidera ya el sector de los videojuegos con cerca de la mitad de su facturación.

Evolución

Ángel Sánchez, responsable de Redvel Games, uno de los estudios de referencia en Málaga, reconoce que la evolución del sector en los últimos años «ha sido tremenda», aunque de momento considera que no ha cristalizado en Málaga: «No hay muchos estudios consolidados, aunque cada vez hay más empresas pequeñas y nuevas». Su compañía facturó cerca de un millón de euros en 2016, una cantidad que duplicó el año pasado y que prevé multiplicar este ejercicio con la comercialización de hasta cinco videojuegos. Muchos desarrolladores malagueños confían a otras empresas, como la sevillana Genera Games, la distribución de sus juegos una vez concluidos. Es el caso de Redvel, que este año publicará bajo su propio sello ‘Soccer Star 2018’, la nueva versión de su exitosa saga, que será lanzada con motivo del Mundial de Rusia.

Las cifras

10%
de las empresas españolas de la industria del videojuego son andaluzas.
2016
fue el año en que Redvel Games facturó cerca de un millón de euros, cifra duplicada en 2017 y que espera multiplicar este ejercicio.
90
millones de copias en todo el mundo ha distribuido GTA V, uno de los hitos mundiales del sector.

También el CEO de Altivasoft, David Lucena, considera que Andalucía «va por el buen camino» en la industria, aunque reivindica «mayor apoyo» por parte de las administraciones «para encontrar financiación, como hacen con otros sectores». Su empresa, que despuntó hace un par de años tras alcanzar un acuerdo con el fabricante chino de móviles Huawei para que sus teléfonos llevaran de serie los juegos de la firma malagueña, ha abierto otras líneas de negocio como una ‘app’ de riesgos laborales para empresas y cuenta con decenas de juegos en Apple Store y Google Play. Y es solo el principio. Los videojuegos con sello malagueño han llegado para quedarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos