Llegó el momento de hablarle a tu gadget

Alexa, el asistente de voz creado por Amazon . /Sur
Alexa, el asistente de voz creado por Amazon . / Sur

La voz se convierte en la nueva forma de interactuar con los dispositivos electrónicos

ARANTXA HERRANZ

Olvídate de utilizar tus dedos para introducir texto en tus dispositivos, buscar algo en Internet, anotar un recordatorio en tu agenda personal o introducir la dirección a la que quieres ir. Si no lo haces ya, puede que dentro de poco te veas «hablándole» a tu teléfono para realizar todas estas tareas. Y, en menos de lo que imaginas, también al resto de productos tecnológicos.

Según un estudio de Google realizado por Northstar Research, más de la mitad de los adolescentes y el 41% de los adultos estadounidenses ya utilizan la búsqueda por voz todos los días. Y, según datos de la propia Google, una de cada cinco búsquedas en un dispositivo Android ya son por voz, al menos en Estados Unidos. Microsoft, por su parte, asegura que son más de 150 millones de personas en 13 países distintos los que utilizan diariamente su asistente Cortana y que se han atendido más de 12.000 millones de peticiones desde su lanzamiento.

Un ejemplo de inteligencia artificial

Los asistentes de voz son un claro ejemplo de Inteligencia Artificial; según Microsoft, uno de sus mayores cambios es la forma en la que interactuamos con la tecnología. «Vamos a ver cómo los agentes inteligentes y las interfaces conversacionales harán que las personas utilicen de una nueva manera la tecnología», asegura Alejandro Campoy. Sin embargo, considera que este cambio no eliminará los gestos táctiles o el teclado y ratón. Es más, vaticina que llegarán nuevas formas de interacción, como gestos corporales gracias a la Realidad Mixta. Las ventajas de las interfaces conversacionales permiten interactuar con la tecnología de manera más natural, como lo hacemos con las personas, y por eso es más fácil implementarlas en cualquier dispositivo.

Empezando con las búsquedas, poco a poco los asistentes digitales han mejorado en el reconocimiento de nuestra voz y de nuestro lenguaje. Grandes compañías como Apple (Siri), Microsoft (Cortana), Amazon (Alexa) o Google (Assistant) están involucradas en el desarrollo de esta prestación, en el que hay otros nombres involucrados, como Nuance. Esto está permitiendo que la exactitud del reconocimiento de voz esté mejorando y roce el 95% en estos momentos, según un estudio de Kleiner Perkins Caufield & Byers. Y, como defiende el responsable de Microsoft en España, Alejandro Campoy , «cuanto más hablas con Cortana, Cortana mejor te conoce, y por tanto más puede hacer por sí mismo como asistente virtual digital».

La capacidad de los asistentes de voz para identificar con precisión la entrada de voz es sólo una parte de la batalla, ya que la comprensión contextual es el siguiente umbral importante. Aunque cada vez más la tecnología de inteligencia artificial es capaz de comprender aspectos como la ironía, el humor o el enfado, aún se necesita mejorar esta comprensión lingüística para que se impulse el uso de los asistentes digitales de voz.

De hecho, Vicky Campetella, portavoz de Google España, asegura que «todavía estamos en los primeros estadios de esta tecnología: hay muchas promesas entorno a ella, pero pocos pueden realmente cumplir con la visión de ser la nueva forma de interactuar con los dispositivos».

Búsquedas más largas

Utilizamos la voz porque es más cómodo y más eficiente. Según MindMeld, es tres veces más rápido comprar utilizando el micrófono del móvil que navegando por menús en aplicaciones móviles. Cuando decides hablarle a tu dispositivo para que haga una búsqueda en Internet, en realidad estás haciendo una consulta más larga que cuando la tecleas. Esto, evidentemente, tiene implicaciones para todas las empresas, que tendrán que adaptar sus esfuerzos de optimización en buscadores para ajustarse a este nuevo patrón.

Además, esto también hace que pases más tiempo en cada proveedor. Así, los propietarios de Amazon Eco (dispositivo que funciona exclusivamente con la voz) gastaron alrededor de un 10% más en Amazon en los seis meses posteriores a la compra del dispositivo que antes de comprarlos, con una frecuencia de compra que también subió un 6%, según reconoce la propia compañía.

Fotos

Vídeos