Chips para purificar el aire

Dispositivo que purifica las partículas contaminantes.

Dispositivo que purifica las partículas contaminantes. / RC

  • Investigación

  • Investigadores belgas crean un dispositivo que transforma la contaminación en hidrógeno

Cerca de 38.000 personas mueren de forma prematura al año en todo el mundo por culpa de las altas emisiones de diésel. En España, según datos de Ecologistas en Acción, la mala calidad del aire es responsable de casi 25.000 muertes prematuras.

El aumento en el uso de combustibles fósiles ha empeorado el aire que se respira en las grandes ciudades. Por ello, un grupo de investigadores de la Universidad de Leuven (Bélgica) ha puesto en marcha un dispositivo que purifica el aire y, al mismo tiempo, genera energía.

"En el pasado los nanomateriales fueron utilizados, principalmente, para extraer hidrógeno del agua. Ahora hemos descubierto que esto también es posible, y aún más eficiente, con el aire contaminado", explica el profesor Sammy Verbruggen, que lidera el proyecto.

Con el tamaño de un chip, el dispositivo cuenta con dos pequeñas cámaras separadas por una membrana de nanomateriales que rompe las partículas en suspensión que generan la contaminación. El aire se purifica por un lado, mientras que en el otro se produce gas hidrógeno que se puede condensar y almacenar para su uso.

«A mayor contaminación y mayor concentración de partículas nocivas, mejor rendimiento del dispositivo»

De esta forma, a mayor contaminación y mayor concentración de partículas nocivas, el dispositivo belga mejora su rendimiento. Los primeros prototipos nacidos de los laboratorios de la Universidad de Leuven son pequeños, pero el equipo de Verbruggen está trabajando en proyectos más grandes para aplicar esta tecnología a la industria.

El secreto está en la luz

"Hay que escalar el tamaño en el que esta tecnología es útil. También estamos trabajando en la mejora de nuestros materiales para que podamos usar la luz solar para que dispare las reacciones de forma más eficiente", detalla el profesor Verbruggen.

El secreto del sistema está en la luz solar que pone en marcha al aparato. La diferencia con los paneles solares es que la energía que absorbe del Sol sirve para limpiar el aire y luego es almacenada en forma de hidrógeno.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate