Cómo sobrevivir a un linchamiento digital

María Frisa. /F. Gómez
María Frisa. / F. Gómez

María Frisa, víctima de acoso en las redes sociales, publica un manual sobre cómo afrontar el ‘ciberbulling’

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

«Si existe la justicia poética, venderé muchos ejemplares de este libro», dice María Frisa (Barcelona, 1969). Si existe la justicia poética, la escritora, víctima de un linchamiento digital por su anterior libro, venderá muchos ejemplares de su nueva obra, ‘75 consejos para sobrevivir a las redes sociales’ (Alfaguara), un manual para que los adolescentes sepan manejarse ante el temible ‘bullying’ digital, cada vez más extendido, pero no solo entre los niños, sino también en el mundo de los mayores.

Aunque los personajes del libro sean niños, ‘75 consejos...’ puede catalogarse como una obra casi biográfica. Hace exactamente un año, Frisa saboreaba el éxito con ‘75 consejos para sobrevivir en el colegio’, en el que con su particular estilo gamberro se acercaba al día a día de los adolescentes. La obra llevaba cuatro años en el mercado y ella había dado doscientas charlas en colegios, porque, realmente, su mensaje era contra el acoso en las aulas. Pero de repente, alguien descubrió en el libro frases como: «Consejo 44: sal con alguien, con quien sea. La gente popular siempre tiene novio»; o«Inconvenientes de tener novio: no puedes fijarte en nadie delante de él porque se pone celoso». Y ese alguien (siempre anónimo, siempre internet) pensó que la escritora fomentaba el ‘bullying’, el machismo, el sexismo y miles de plagas más, así que decidió atacar como se ataca en el siglo XXI: en las redes sociales.

Odio en las redes

«Fue espantoso. Uno no se puede hacer una idea de lo que es hasta que está metido dentro», recuerda Frisa. Un ejército de ‘pajilleros de la indignación’ (Juan Soto Ivars los bautizó así en su libro ‘Arden las redes’) comenzó a acosar a la autora. «Me levantaba y tenía mil notificaciones con insultos, mensajes directos que me amenazaban físicamente a mí, y también a mi familia... Llegué a ver niveles de odio que ni podía imaginar». Frisa trató de razonar con los que la acosaban hasta que descubrió que solo conseguía envalentonarlos. «¿Pero la gente ha perdido la ironía? Algunos no se habían leído ni una página y me insultaban. No tenían ni una opinión propia. Muchos eran padres que se sumaban a la manada. Me llegué a obsesionar. Dejé de entrar en Twitter. Era un machaque». El asunto llegó a change.org, donde recogieron firmas contra ella y hasta a algunos programas de televisión.La autora se derrumbó y en varias ocasiones lloró «de impotencia». La gran paradoja es que los ‘indignados’ que creían que el libro fomentaba el ‘bullying’ en realidad estaban haciendo ‘bullying’ a una persona de carne y hueso.

Sin embargo, María Frisa también encontró apoyos. Escritores como Elvira Lindo, periodistas y padres la defendieron. Y, sobre todo, la editorial, que, pese a las amenazas, se mantuvo firme, publicó un comunicado respaldando a Frisa y no retiró el libro, como muchos le reclamaban.

De aquella experiencia nace ‘75 consejos para sobrevivir a las redes sociales’. «El principal consejo es: ‘No escribas nada que no dirías a nadie a la cara’. De hecho, con el tiempo me he encontrado a mucha gente que me cuenta que en su momento participó en el linchamiento y ahora me dice que, si me hubiera tenido delante, no habría escrito lo que escribió», sostiene Frisa. Otro aspecto sorprendente es que también ha hablado con muchos niños que, ellos mismos, les decían a sus padres algo tan obvio como que los libros eran pura ficción: «Papá, yo no soy así. Esto es para reírse».

Después del linchamiento, María Frisa ha recobrado su vida, «aunque con heridas». «Tuve que dejar Twitter y dar de baja mi cuenta, me marché tres meses de Facebook...». Reconoce con cierta tristeza que en este libro se ha «autocensurado» un poco. «Hay un montón de gente deseando ofenderse. Mucha gente tiene la piel muy fina y da mucho miedo pensar hacia dónde vamos».

Fotos

Vídeos