Los siete consejos a seguir si buscas piso de alquiler por internet

Encontrar vivienda puede ser un reto, por eso ofrecemos algunas claves para que sea algo más llevadero

Los siete consejos a seguir si buscas piso de alquiler por internet
Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El mercado inmobiliario está viviendo una revolución sin precedentes en toda España, y Málaga no se queda atrás. Los pisos de alquiler se han puesto de moda: cada vez más personas prefieren esta alternativa antes que una hipoteca, y eso ha hecho que los precios suban. Además, la semana pasada conocíamos que los jóvenes malagueños son los que más dificultades tienen para independizarse. Dentro de este caos, los portales de búsqueda se han posicionado como el principal punto de encuentro entre propietarios y futuros arrendatarios. Contamos con la opinión de Manuel Gandarias, director del gabinete de estudios de Pisos.com, una de las principales webs especializadas para elaborar una guía sobre cómo buscar viviendas de alquiler.

1. No discriminar entre particulares y agencias

Cada vez más, el primer filtro se suele llevar a cabo en los portales inmobiliarios, y los anuncios pueden venir tanto de particulares como de profesionales. “Es importante no discriminar, sino todo lo contrario, escuchar todas las ofertas”, apunta Gandarias. No obstante, reconoce que “el profesional da ciertas garantías y aportan un valor añadido en el proceso”. Con respecto a la búsqueda, independientemente del titular del anuncio, lo adecuado es “no dejarse llevar por la imagen y, en definitiva, hacer una buena selección de lo que pueda encajar por localización, precio y equipamiento”.

2. Descartar anuncios sin fotos o información

"Hay una cuestión clara en los portales y cada vez ocurre más: se cuida mucho la fotografía y se trabaja mucho también la redacción de la descripción del piso, así como los servicios de alrededor, colegios hospitales e infraestructuras”. Ante esto, el experto admite que a más información, “mejor”, y recomienda “descartar anuncios sin imágenes o en los que falte información”.

3. Estar alerta ante las estafas

Según Gandarias, “hoy en día es complicado ser estafados”. Sin embargo, la mejor forma de asegurarse es comprobar que se está negociando con el propietario del inmueble. Para ello, “se puede pedir nota simple en el Registro para ver quién es el propietario. Si no estás tratando con el propietario, cuidado. Hay que estar atento desde el primer momento”. Gandarias explica que los portales de búsqueda de pisos en alquiler tienen “mecanismos para evitar los fraudes, así como para investigarlos en el caso de que se cometan”. De esta manera, la Policía puede solicitar los datos personales obligatorios aportados por el presunto estafador. La nota simple se puede conseguir de forma digital.

4. Comprobar que los precios se adaptan al mercado

“Una vez lo tenemos claro, un asunto muy importante es asegurarse de que el precio es justo”. El mercado del alquiler se ha fomentado mucho, ha crecido en oferta y demanda y cada vez hay más volumen de negocio. “Eso ha hecho que los precios se hayan reajustado en estos años tras la crisis”. Según Gandarias, “debemos comprobar que lo que pide el propietario es razonable dentro del mercado”. Para ello hay que estudiar el entorno y los pisos similares, para ver que se ajusta al precio por metro cuadrado de la zona.

5. Conocer previamente las condiciones del contrato

Un alquiler es un contrato privado entre dos partes, aunque tiene que cumplir unos mínimos legales que conviene conocer antes de emprender la búsqueda, ya que el esfuerzo puede ser en vano al no poder afrontar las condiciones. “Hay que depositar una fianza como arrendatarios, de la misma cuantía que una mensualidad. El propietario la entrega al organismo autonómico, en este caso a la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía. Aunque no lo exige la legislación actual, es muy habitual que el propietario exija un aval bancario que demuestre que se pueden pagar seis meses de alquiler. “Esto responde a la última modificación de la ley de desahucios, que reduce el tiempo en el que la justicia puede expulsar a un moroso a unos cinco meses”. En el contrato debe reflejarse el estado de la vivienda, de los muebles y electrodomésticos si es que lo hay, etcétera.

6. Comprobar que sólo se cobran los gastos de suministro

Agua, luz, internet y gas, sólo debemos pagar por eso”. La comunidad de propietarios y el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), deben de ser pagados por el propietario. No obstante existen casos en los que el propietario trata de introducirlos en el contrato, incluso se advierte en los anuncios. “Debemos estar atentos ante estos casos para modificarlos”.

7. No precipitarse en las gestiones

Aunque parezca básico, Gandarias asegura que lo mejor es “actuar sin prisa” y de manera pausada: “Hay que hacer las gestiones con calma, a pesar de que el mercado está muy activo y no haya que desaprovechar oportunidades”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos