Rusia va a por Telegram

No han querido ceder sus datos./Archivo
No han querido ceder sus datos. / Archivo
INTERNET

La app de mensajería instantánea es multada por no compartir datos de sus usuarios

INNOVA+Madrid

A principios de esta semana, la justicia rusa puso su punto de mira sobre el servicio de mensajería Telegram por negarse a entregar a los servicios de seguridad del país (FSB) las claves de cifrado para acceder a los mensajes de algunos de sus usuarios.

Telegram, uno de los principales rivales de Whatsapp, es un servicio muy popular en Rusia por su alto nivel de cifrado. Ahora la compañía tendrá que pagar unos 18.000 euros, porque, los magistrados rusos aseguran que la empresa no cumplió con su deber de "proporcionar información a las fuerzas del orden", señala la agencia de noticias TASS.

Las demandas del FSB son "técnicamente imposibles de ejecutar" y violan la constitución rusa, que protege el derecho al secreto de la correspondencia, afirmó en la red social VK el fundador de Telegram, Pavel Durov.

Según documentos publicados por Durov en VK, de la que también es fundador, el FSB pidió a las oficinas de Telegram en Londres "la información necesaria para descodificar mensajes electrónicos enviados, recibidos, entregados y tratados" por sus usuarios.

"Actualmente no se está planteando un posible bloqueo" de Telegram en Rusia, aseguró por su parte el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Telegram está en el punto de mira de varios países por negarse a comunicar los datos de sus usuarios, entre los que se encuentran grupos yihadistas.

La compañía, que tiene diez millones de usuarios en Rusia, tiene diez días para recurrir la decisión. Durov ha desafiado en varias ocasiones a las autoridades y en septiembre ya anunció haber rechazado la demanda del FSB.

Fotos

Vídeos