Diario Sur

Huesca, escenario de un periodismo de película

Emilio García-Ruiz, responsable de la edición digital de The Washington Post
Emilio García-Ruiz, responsable de la edición digital de The Washington Post / congresoperiodismo.com
  • El XVII Congreso de Periodismo Digital celebra una primera jornada con el periodismo de datos e investigación como protagonistas

Toma 1: Congreso de Periodismo Digital. La acción se sitúa en el Palacio de Congresos de Huesca, con un público entregado como cada año, deseoso de ver desfilar un plantel de directores, de prensa, y estrellas, del periodismo. El director del diario El Mundo, David Jiménez, inauguraba la XVII entrega de este encuentro con una conferencia en la que ha comparado los cambios vividos en en los últimos años con un tsunami al que los medios han debido adaptarse. Él vivió como corresponsal aquél infierno que retrataba Alejandro Bayona en película 'Lo imposible', pero él como periodista. En 2004 vio como una redacción se lamía las heridas tras el desastre en la pequeña localidad de Aché (Indonesia). “Aquél periódico volvió a salir a la calle, ahora nosotros pensamos que en mitad tragedia, los lectores también nos necesitaban más que nunca". Por ello, Jiménez subrayaba que este cambio "no tiene vuelta atrás" y las redacciones se han convertido en "laboratorios de innovación con nuevos perfiles y equipos en un matrimonio con la tecnología que ya es para toda la vida"

Era de prever que la gran triunfadora de los Oscar de este año, subiera a la palestra. Una tuitera había puesto el crono en marcha, porque “se veía venir”: 51 minutos tardó en hablarse de 'Spotlight'. Para entonces #CongresoHuesca ya era 'trending topic' nacional, es lo que ocurre cuando juntas a los periodistas más influyentes del país en un auditorio. Pero lo dicho, 'Captura política y periodismo' era el caldo de cultivo ideal para ponerse escenificar -a ratos- las andanzas de los periodistas del Boston Globe en 2002. Pero tampoco es que hiciera falta, porque en la mesa se sentaban, entre otros, Diego Osorno, autor del libro 'Slim; biografía política del mexicano más rico del mundo' y Salvador Frausto que, desde El Universal de México, traía su proyecto sobre las '12 personas más pobres de México', la “anti-Forbes”, realizada con periodismo social y humano a partes iguales. "Yo tuve que venir a España en 2002 porque publiqué una relación entre un gobernador y un cártel de droga porque recibía amenazas", concluía Osorno al final de su relato.

Sobre las 2 de la tarde, era el turno para un único protagonista, Emilio García-Ruiz, responsable de la edición digital de The Washington Post. Conquistó al público desde el principio, porque este americano de padres españoles es una suerte de 'coach' del periodismo. Soltó 3 sentencias: “Sí, trabajo con el director que llevó Spotlight (Martin Baron, entonces en Boston Globe)”, “estamos hartos de que siempren nos hablen del Watergate” y “es fácil hacer periodismo cuando tu jefe es millonario”, Jeff Bezos, propietario de Amazon. El editor del Post resaltaba el cambio vivido en los últimos cinco años, con el teléfono móvil y, sobre todo, con la distribución en el contenido. Actualmente el 80% de las visitas a las noticias no llegan desde la web del diario, sino desde las redes sociales o Google. De hecho aseguró que no sabe qué es Snapchat, pero sí “que es importante”. Snapchat "Es en donde mis hijas están todo el día, un medio para que el contenido vaya donde está la gente y en la forma que quiere" y así conseguir más lectores.

Todo el día hubo discusiones. ¿Hacia dónde va el papel? El visionario García-Ruiz explicaba que al Post le sigue aportando el 70% de las ganancias: "va a existir más años de los que yo mismo pensaba”. “Nuestro modelo cambiará, haremos una docena de cosas distintas para poder pagar el periodismo”. Habló de realidad aumentada, de realidad virtual, de vídeos en 360 y nuevos modelos narrativos. Eso ya no es Watergate, y el editor sabe que reciben críticas: “triunfar en los premios Pulitzer sigue siendo el principal objetivo por encima del número de indicadores como el número de visitantes”. El objetivo del Post ya no es llegar al próximo año: se fijan en 2025. Digno de sacar el Delorean del garaje.