Las grandes tecnológicas se rinden a la inteligencia artificial

El futuro pasa por lavadoras que compran el detergente o traductores instantáneos

JOSÉ A. GONZÁLEZ ENVIADO ESPECIAL B ERLÍN.

Encender y apagar las luces, programar la calefacción, vigilar el robot aspirador, poner la lavadora o el horno en marcha son algunas de las tareas cotidianas del hogar. Unas rutinas que desde hace años es posible controlar desde los 'smartphones' a través de las aplicaciones. La adopción de esta tecnología ha provocado que las casas 'conectadas' sean cada vez más habituales entre las familias europeas, lo que poco a poco también se está extendiendo a los hogares españoles. Sin embargo, las grandes firmas tecnológicas miran hacia el mañana y ya trabajan para que sean los propios electrodomésticos los que tomen las decisiones, lo que sólo es posible gracias a la inteligencia artificial.

'Ayer' es una palabra que se considera antigua en el sector de la tecnología. Aún sin desplegarse del todo la etiqueta 'conectado', los centros de desarrollo de las multinacionales han ido más allá: la inteligencia artificial. Aunque este término no es ni mucho menos la primera vez que se escucha. Marvin Minsky, experto en computación y considerado el padre del concepto, ya avisó que «las máquinas podrán hacer cualquier cosa que hagan las personas».

En la IFA 2017, la feria tecnológica más antigua de Europa, la inteligencia artificial ha desatado una fiebre que ha tomado la mayoría de los 1.800 expositores que han copado la veintena de pabellones del evento alemán de este año. La palabra 'inteligente' ha sido una de las más utilizadas en cada una de las presentaciones y stands de IFA en esta última edición.

Fiebre que ya se nota en los hogares europeos, ya que la demanda de electrodomésticos inteligentes en todo el continente ha aumentado un 160%, según datos de Idealo.es. En España, el interés por este tipo de dispositivos se ha duplicado en los últimos años. El apellido inteligente está llamando a la puerta de los casas de todo el mundo. Su acceso llegó en los bolsillos de la mano de los 'smartphones', pero la evolución tecnológica ha pasado a instalarse en altavoces y el desembarco final llega a través de los grandes electrodomésticos.

'Alexa', 'Bixby', 'Google Assistant', 'Siri' o 'Cortana' son nombres conocidos por los usuarios. Corresponden a los asistentes virtuales de Amazon, Samsung, Google, Apple y Microsoft, respectivamente, y que ahora dan el salto para ser uno más en las familias de todo el mundo. Aunque por el momento sus tareas asignadas son pocas, sus posibilidades no tienen límite. Antes de levantar el telón de IFA 2017, Google ya enseñó sus cartas y anunció la posibilidad de que su asistente (Google Assistant) sea capaz de hacer la compra gracias a un acuerdo -que por el momento se restringe a Estados Unidos- con Walmart, una de las cadenas de supermercados más importantes del país.

Domótica en el hogar

Hacer la compra con la voz es el primer paso, pero las grandes tecnológicas han echado el resto en IFA 2017. La ausencia de grandes 'smartphones' -a excepción del LG V30- ha llevado a centrar el foco en el hogar. Una revolución que permitirá «el doble de tiempo para ti». Así lo ha calificado Samsung dentro de la «nueva normalidad» que trae este futuro estilo de vida. Lavadoras que dosifican el detergente e incluso son capaces de pedirlo al supermercado cuando se acaba o camisetas que vigilan las 24 horas los latidos del corazón, como las de Lenovo, son algunos de los ejemplos de la revolución del hogar que ha llegado a Berlín.

La última compañía en unirse a esta fiebre ha sido la china Huawei, el tercer mayor fabricante de móviles del mundo, que ha presentado durante la feria a Kirin 970, el chip para teléfonos capaz de soportar Inteligencia Artificial en el propio 'smartphone'. Esto capacitará a los teléfonos a convertir en tiempo real una imagen de la cámara en un lienzo pintado, a traducir de forma simultánea o a entender qué se quiere fotografiar.

Más

Fotos

Vídeos