Gamepolis afianza su liderazgo

El evento mantiene la estela de otros años
El evento mantiene la estela de otros años / Fernando González

Cinco años han pasado desde que Gamepolis iniciara su andadura en Málaga. La feria de los videojuegos demuestra en su quinta edición que los eSports han dejado de ser un deporte de minorías en España

JON SEDANOMálaga

Ayer abrió sus puertas este festival que se celebra en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga hasta el domingo. Un refrescante baño en la playa no pudo competir con su apertura, demostrando un año más que los jóvenes malagueños están deseosos de asistir a este tipo de eventos. Según los organizadores, para esta edición prevén la llegada de 40.000 visitantes, una cifra que supera los 32.000 que alcanzaron el año pasado. Y según lo visto el viernes, parece que las previsiones son acertadas.

En su primer certamen, el conocido ‘youtuber’ El Rubius fue el principal reclamo del festival, mientras que este año el plantel de invitados ha sido mucho más variado, apostando eso sí, por un rostro de gran peso internacional: Gordon Walton, responsable de títulos como ‘Star Wars: The Old Republic’ o ‘The Sims Online’ que lleva ya 40 años como profesional en el sector.

El evento mantiene la estela de otros años, aunque dobla su espacio físico, dividiendo sus propuestas en diferentes grupos que aunque tienen los videojuegos como telón de fondo, abarcan ámbitos muy distintos entre sí. Tras dejar atrás el patio principal, donde los jóvenes desconectan del sonido de las máquinas recreativas y de los comentaristas de los eSports, se hallan tres entradas al festival: el Pabellón 1 y 2 y la zona de auditorios y talleres. Los dos primeros abarcan el plato fuerte de los que buscan la acción inmediata, mientras que el tercero está más centrado en su disciplina.

Al igual que el mundo de los videojuegos engloba numerosos estilos, Gamepolis ofrece a los asistentes una enorme variedad de propuestas, aunque el gran protagonista de este año sean, por goleada, los eSports. Si eres bueno en un videojuego, puedes llegar a formar parte de un equipo y ganar considerables sumas de dinero. Este podría ser el eslogan de los eSports, o deportes electrónicos, que ya desde hace años son un éxito en otros países y que ahora están teniendo gran apogeo en España. Canales de televisión dedicados a ellos, patrocinadores de renombre y suculentos premios son las ofertas que están atrayendo a los jóvenes a convertirse en jugadores profesionales.

La oferta atrae a públicos de todas las edades / F.G.

En esta edición, los carteles de los torneos de Gamepolis anuncian premios que llegan hasta los 4.000 euros en metálico para el ganador. El principal reclamo es la Gran Final del ESL Masters España de League of Legends (LOL), que se celebra durante los tres días y se retransmite en directo a través de la plataforma Twitch de ESL y del dial #29 de Movistar+. Que el viernes por la mañana en el escenario principal hubiera cientos de espectadores mirando atentos una gran pantalla mientras los comentaristas explicaban las jugadas de los dos equipos enfrentados (ThunderX3 Baskonia y Artic Gaming) es una prueba del gran interés del público por los eSports. Aun así, hasta el domingo no se jugarán las finales. Pero no solo del LOL vive Gamepolis, hay torneos para todos los gustos, desde el Clash Royale de móviles hasta el Fifa, pasando por el Overwatch o el Tekken. Todos los gustos están representados.

Pero además de estos campeonatos, en el Pabellón 2 se pueden encontrar varias zonas con propuestas muy variadas. La Zona Indie, que cuenta junto a la GameInvest con el patrocinio exclusivo de Unicaja Banco, es un punto de encuentro para todos aquellos que se quieran acercar a conocer qué están desarrollando los pequeños estudios españoles. Allí se hallan iniciativas tan interesantes como el videojuego de fantasía épica Stygian, capaz de ir alterando la historia en base a las decisiones que el jugador va tomando en la aventura.

Junto a esta zona, los amantes de los simuladores tienen la posibilidad de conducir sus coches preferidos tanto en pantalla plana como en realidad virtual, una experiencia que ningún asistente se debería perder. Los que prefieran en cambio el estilo retro, tienen por su parte dos opciones. Por un lado hay una zona con videoconsolas clásicas conectadas a monitores CRT, donde los jugadores pueden revivir el inicio del boom de los videojuegos. Junto a esta, y a modo de gran hilera, está la Zona Arcade, con unas veinte recreativas de todos los estilos que transportan al visitante a los años noventa.

El espacio para las conferencias está en continuo movimiento de gente, con charlas que durante el viernes incluyeron a escritores, a desarrolladores como la malagueña Tale Studios y a otros profesionales del sector.

Las tiendas también tienen espacio entre los 76 puestos del festival, aunque este es diminuto en comparación con las ofertas de entretenimiento, algo de lo que muchos jugadores se quejan en otros eventos y que aquí han sabido equilibrar correctamente. Quien quiera comprar va a poder encontrar un lugar, pero el principal reclamo de Gamepolis son los videojuegos y los torneos, no las compras.

Fotos

Vídeos