Diario Sur

Probando las gafas de realidad virtual PlayStation VR.
Probando las gafas de realidad virtual PlayStation VR. / SUR

PlayStation VR al detalle

  • Probamos las gafas de realidad virtual de Sony y te contamos sus pros y sus contras

Un pasaje del terror. Una persecución por autopista. Un sesión de remates de cabeza. PlayStation ha ofrecido hoy a los medios la prueba de sus próximas gafas de realidad virtual, las PlayStation VR. El periférico, que saldrá a la venta el 13 de octubre, tendrá un precio de 399 euros, una cifra que hace que muchos usuarios se planteen si merece la pena el desembolso por la experiencia ofrecida. Si quieres conocer la respuesta, continúa leyendo nuestro análisis.

La realidad virtual llega para quedarse

Muchos han sido los intentos de asentar la realidad virtual (VR de “Virtual Reality” en inglés) en los hogares y parece que esta vez, con los movimientos de varias empresas como HTC, Facebook con sus Oculus Rift, Samsung o PlayStation, la tecnología logrará implantarse.

Se podría decir que la VR se divide por ahora en tres bloques: en primer nivel estarían las HTC Vive y las Oculus Rift, que ofrecen la mayor calidad del mercado pero exigen de un PC con gran potencia y tienen un precio de unos 900 euros; en segundo nivel se sitúan las PlayStation VR, que costarán 399 euros, y por último estarían las Samsung Gear VR y derivados que hacen uso de la pantalla de los teléfonos móviles y que tienen un precio que oscila desde los 10 euros hasta los 80 euros.

PlayStation VR al detalle

Con dos pantallas OLED de 960x1080px (1920x1080px en total), las PlayStation VR ofrecen al jugador una experiencia inmersiva nunca antes vista en la consola. Para lograr tal fin, las gafas necesitan la PlayStation Eye (Cámara de Ps4) que permite situar al usuario en la sala de juego y medir sus movimientos. Algunos juegos requerirán también de dos mandos Move (periférico que se lanzó con PlayStation 3), para poder situar las manos del jugador en el mundo virtual.

A diferencia de las gafas de 'tercer nivel', las PlayStation VR ofrecen una inmersión mucho mayor, hasta el punto de engañar al cerebro para que 'sienta' que está viviendo esa experiencia. Para bien y para mal. Si estamos en un campo de fútbol podremos movernos de forma limitada por él y mirar a nuestro alrededor sintiendo las distancias reales, pero en los juegos en los que el usuario se monte en una montaña rusa, los mareos están asegurados. No hace falta que la habitación sea muy grande, con unos 2-3 metros de distancia desde la cámara es suficiente para su óptima detección.

Dos detalles que hacen que esta inmersión sea notable son la medición de las distancias y la detección de las manos. Si por ejemplo estamos dentro de un vehículo y asomamos la cabeza por la ventanilla para mirar hacia atrás, en el juego haremos exactamente eso. Igual que si estuviéramos dentro de un coche real. E incluso el sonido al asomarnos cambia, escuchando el ruido del viento. Asimismo, si tenemos un cartel delante y nos acercamos, en el mundo virtual también lo haremos. El otro punto a su favor son las detección de las manos. Gracias a los Move, los juegos reconocen las manos en la posición en las que las tengamos. Apuntar con una pistola será una sensación prácticamente real.

Los contras de PlayStation VR

Como cualquier tecnología innovadora, en sus inicios suele haber errores que se van solventando con el paso del tiempo y la realidad virtual no iba a ser menos. PlayStation VR tiene varios fallos que pueden entorpecer la sensación de juego. Por un lado, y como pasa con el resto de gafas de realidad virtual, aunque pesen poco (610 gramos) y estén adaptadas a nuestros ojos, un periodo de juego de unas 2 horas puede ser agotador, tanto física como visualmente.

Por otra parte, los juegos que hacen uso de los Move y que ofrecen muchas opciones con ellos, conllevan también numerosos errores si se 'exprimen' al máximo. Coger un cargador de pistola si hay varios objetos en el mismo lugar o insertalo en un arma, pueden generar fallos como que se coja otro objeto o que se cambie la pistola de mano. Cuantas más opciones haya, más posibilidades de que alguna falle. Aunque esto es fácil de arreglar mediante alguna actualización.

En el caso de los juegos que obligan al usuario a mover la cabeza rápidamente, si el casco no está bien ajustado, la pantalla puede volverse borrosa hasta que se sitúe de nuevo bien, ya que las pantallas deben estar perfectamente alineadas con los ojos.

Finalmente, quienes jueguen con un proyector lo tendrán difícil, ya que la cámara tiene que estar a una altura que la sitúe frente a los ojos del jugador, por lo que deberá ponerse por delante de la pantalla. Si bien es cierto que el usuario ve todo en las gafas, si hay personas junto a él que quieran saber lo que está haciendo o jugar a propuestas como la de 'The Playroom VR', que permite utilizar las gafas y la pantalla a la vez por varios jugadores, no se podrá con un proyector.

Los juegos analizados

La demostración para medios incluía la prueba de tres juegos de temática diferente que serán lanzados el mismo día de salida de las PlayStation VR.

Until Dawn Rush of Blood: el jugador se adentra en un 'tren de la bruja' creado a modo de precuela del videojuego 'Until Dawn'. Armado con dos pistolas que se podrán convertir en escopetas de mano, tendrá que ir disparando a seres monstruosos a lo largo de un terrorífico recorrido que pondrá los pelos de punta a más de uno. Una de las propuestas más realistas de PlayStation VR, sobre todo porque el usuario sentirá estar ahí, incluso mareándose en los momentos en los que el vagón se mueve a velocidad vertiginosa por los raíles.

Headmaster: los amantes del fútbol encontrarán en este juego una interesante, aunque limitada, propuesta. Utilizando solo la cabeza, se tendrá que golpear a los balones que lanzan con el fin hacer remates para conseguir puntos. El escenario nocturno iluminado por los focos del estadio hacen que el usuario se olvide del mundo real y crea que realmente está ahí.

London Heist: el juego es parte de un compendio llamado 'VR Worlds' que incluirá cinco juegos. Este en concreto lleva al jugador al interior de una furgoneta que se ve asediada por varios enemigos a lo largo de una autopista. Desde ella se tendrá que hacer frente a motoristas y otros vehículos que intentarán eliminar a los protagonistas. Lo mejor es la sensación de estar dentro de una a furgoneta y la libertad de poder mover la cabeza y manos dentro de ella. Acción en estado puro.

Aunque la mayoría de juegos presentados siguen una estructura lineal, PlayStation ha anunciado que hay muchos otros en desarrollo que no serán así, como el próximo Resident Evil o la actualización del Drive Club.