Diario Sur

Intel entra la carrera del coche autónomo a golpe de talonario

MobilEye e Intel trabajan el desarrollo de tecnología para BMW.
MobilEye e Intel trabajan el desarrollo de tecnología para BMW.
  • empresas

  • Compra MobilEye, tecnológica israelí que ya colaboró con Tesla y su piloto automático

Los rumores se han hecho realidad y el noviazgo entre Intel y la israelí Mobileye se ha convertido en matrimonio, pero a cambio de 14.300 millones de euros.

Fundada en 1999, MobilEye centró sus esfuerzos en mejorar su tecnología para reducir las lesiones y muertes en accidentes de tráfico. Esta compañía fabrica cámaras, sistemas y sensores que mejorar la conducción autónoma de vehículos.

Proveedora de tecnología para coches autónomos, que ha despertado el interés en muchas firmas. Una de ellas fue Goldman Sachs que ya apostó por sus sistemas con una inversión de 130 millones de dólares.

Tesla también ha sido uno de sus clientes hasta que el accidente mortal de uno de sus Model S truncó al acuerdo entre la israelí y la compañía de Elon Musk. Las cámaras y sensores construidas por MobilEye fallaron al detectar el camión que acabó colisionando con el vehículo eléctrico estadounidense, que tenía conectado el piloto automático.

Sin embargo, este pequeño punto negro en el historial de MobilEye no ha impedido expansión en el sector del vehículo autónomo. Desde enero, la firma de Oriente Medio trabaja junto con Intel para desarrollar tecnología que ponga en circulación los vehículos sin conductor de BMW y que se esperan para la segunda mitad de este año.

Esta adquisición permite a Intel plantar cara a otros gigantes del sector como Qualcomm y Nvidia que llevan varios meses de adelanto a la firma estadounidense en el desarrollo de chips para vehículos autónomos.