Diario Sur

El emprendedor español es joven e ingeniero

La mujer representa solo el 17% de los proyectos presentados.
La mujer representa solo el 17% de los proyectos presentados. / Archivo
  • La mujer representa un pequeño porcentaje y suele emprender para cambiar su trayectoria profesional

Joven de 34 años, licenciado superior y con un título de ingeniero. Este es el perfil medio del emprendedor español. En el lado opuesto se encuentra la mujer, que representa tan sólo el 17% de los proyectos presentados.

Ellas deciden apostar por su propia idea con el fin de tener un cambio de rumbo en su trayectoria profesional en un 23% de los casos, frente a un 15% de los hombres.

Además las startups que están lideradas por mujeres fallan menos, en concreto sólo un 48% fracasaron frente a un 66% de las de los hombres. Quizá se trate de que las emprendedoras son más conservadoras a la hora de gestionar los recursos de los que disponen. En función de los resultados obtenidos son más atrevidas en la cantidad de financiación que demandan (la mitad de ellas solicita entre 50.000 y 500.000 euros), a la vez que más cautelosas en la estimación de sus ingresos, puesto que un 30% prevé facturar menos de 50.000 euros.

La apuesta por el emprendimiento se afianza en España como una opción laboral meditada, no fruto de una necesidad: sólo un 1% de los emprendedores estaba antes en situación de desempleo y un 56% trabajaba previamente por cuenta ajena. Asimismo, según los datos analizados, el principal motivo para poner en marcha un proyecto no es otro que haber visto una oportunidad real de negocio, según lo afirman 8 de cada 10 emprendedores.

Más ambiciosos

En paralelo, los emprendedores son cada vez más ambiciosos. En este sentido, se ha triplicado la cantidad de empresas que esperan facturar a cierre de este año entre 150.000 y 500.000 euros, frente al 5% que consiguió alcanzar esta cifra en 2015. En España la mitad de las startups existentes están relacionadas con el sector servicios, mientras que en Europa el rey es el software.

Para poner en marcha estos proyectos, más de la mitad de los emprendedores recurren a sus propios recursos, por lo que no es de extrañar que la financiación siga siendo el principal reto al que se enfrentan. No obstante, en España el modelo de financiación de las startups se profesionaliza y un 19% de los recursos proceden ya de fondos privados, créditos bancarios y crowdfunding.

Pero no es el único objetivo que persiguen los emprendedores, 7 de cada 10 están preocupados por generar visibilidad para su proyecto, conseguir socios estratégicos o nuevos clientes y un 40% está también interesado en atraer talento.