Nace la primera web de 'crowdfunding' del sector inmobiliario en España

El mercado del crowdfunding en España alcanzará los 250 millones en 2016.
El mercado del crowdfunding en España alcanzará los 250 millones en 2016. / Housers
  • emprendedores

  • 'Housers' es la primera plataforma que permite invertir de forma sencilla y ágil en la compra de vivienda a partir de 100 euros

Housers.es es la primera web española de crowdfunding que permite invertir en la compra de vivienda a partir de 100 euros, creando un producto de inversión de bajo riesgo, y con unas rentabilidades altas por alquiler y venta.

Se calcula que el mercado del crowdfunding en España alcanzará más de 250 millones de euros en 2016, de los cuales el 15% se destinará al sector inmobiliario. La plataforma online prevé captar más de 300 millones de inversión en los tres próximos años y 1.500 viviendas en los tres próximos años y facilitar a los promotores el acceso a la financiación.

Dos emprendedores españoles han sido los impulsores de esta plataforma de crowdfunding, la primera del sector inmobiliario en España. Housers.es pone en contacto a inversores con promotores para lograr un producto que ofrezca una buena rentabilidad y con un riesgo moderado en la compra de inmuebles.

Adaptada a la nueva ley de crowdfunding, se dirige principalmente a la compra de viviendas. "Housers permite a todo el mundo invertir de forma fácil y ágil en cientos de inmuebles, reservados hasta ahora a los grandes inversores", dicen desde la empresa.

Inversores acreditados

Así, la web selecciona las mejores oportunidades para conseguir que los inmuebles en los que invierten sus usuarios tengan una buena rentabilidad por el alquiler y con altas posibilidades de revalorización, obteniendo ingresos mensuales, más una plusvalía cuando se venda la vivienda.

La cantidad mínima de inversión en la participación de la compra de vivienda, locales y naves industriales se establece en 100 euros. Housers ya ha adaptado sus sistemas para poner los límites de inversión que indica la nueva ley de crowdfunding, y así los inversores no acreditados tienen un límite de 3.000 euros por proyecto y un máximo de 10.000 euros invertidos en un periodo de 12 meses en la plataforma, mientras que los inversores acreditados no tienen límites.