‘Assassin’s Creed: Origins’, la joya del Nilo de Ubisoft

La nueva entrega de Ubisoft nos lleva al Antiguo Egipto./Ubisoft
La nueva entrega de Ubisoft nos lleva al Antiguo Egipto. / Ubisoft

Cuando la saga de los asesinos parecía haber entrado en un bucle del que iba a ser muy difícil salir, Ubisoft logra crear un producto fresco que consigue recuperar la atención de los fans sobre la franquicia

Jon Sedano
JON SEDANOMálaga

Lanzar prácticamente una entrega nueva por año había hecho mella en los jugadores, por muy interesante que fuera su propuesta. Los últimos ‘Assassin’s Creed’ adolecían de falta de interés frente a sus predecesores, y parece que sus creadores se habían dado cuenta de ello. Así, la última entrega de la saga da un giro de 180º y lleva a los jugadores al origen de todo, es decir, a conocer al primer asesino: Bayek.

Para romper con con la línea que se estaba llevando hasta el momento, Ubisoft Montreal junto a otras divisiones de la compañía, decidieron realizar dos cambios radicales, no avanzar en la historia, sino retroceder, y restarle importancia a los sucesos que se daban en el presente. Por ello, bajo el nombre ‘Assassin’s Creed: Origins’, el jugador viajará al Antiguo Egipto del año 49 a.C., donde la República Romana ya dominaba la zona bajo el mandato de Julio César y Cleopatra VII había sido recién destituida por su hermano Ptolomeo XIII.

La entrega aúna lo mejor de Egipto y de Roma.
La entrega aúna lo mejor de Egipto y de Roma. / Ubisoft

Es en esa época donde un medjay (una especie de policía egipcio) de nombre Bayek, decide tomar la justicia por su mano al sufrir en sus carnes un asesinato familiar a manos de una especie de secta. Él, junto a su águila Senu, se dedicará a viajar por toda la tierra buscando dar caza a los integrantes de este grupo, sentando, sin buscarlo, las bases de lo que tiempo después se conocerá como la Orden de los Asesinos.

Los ojos de la crítica estaban puestos sobre ’Assassin’s Creed: Origins’: el parón de la saga llevaba a exigir un contenido con una calidad mucho mayor que la que podría ofrecer una entrega nueva al ritmo que había mantenido. ¿Lo consigue? Sí, aunque le cuesta arrancar.

Después de una presentación algo tosca para la generación actual de consolas, el mal sabor de boca inicial se va tornando en algo dulce al ver la gran cantidad de posibilidades que ofrece el juego. En la base es un ‘Assassin´s Creed’, pero en conjunto es mucho más. Han cogido detalles característicos de otros juegos y los han implementado en este. Quienes hayan jugado a ‘WatchDogs’ reconocerán el uso del dron, aquí en forma del águila Senu; de ‘Far Cry’ se toma el poder controlar a ciertas bestias; de ‘Ghost Recon Wildlands’ el hecho de que los enemigos ya no están siempre alerta o vigilando, sino que pueden estar durmiendo plácidamente en sus camas en base a la hora en la que actuamos, y de otros juegos, como ‘The Witcher’, el nuevo estilo de combate. Todos estos ingredientes no hacen más que potenciar la sensación de estar ante uno de los mejores ‘Assassin’s Creed’. El parón le ha sentado muy bien a la saga.

El sistema de armas y habilidades se acerca al género RPG.
El sistema de armas y habilidades se acerca al género RPG. / Ubisoft

Por un lado, Bayek dispone ahora de un conjunto de armas largas y cortas que puede ir alternando incluso en mitad del combate, además de varias herramientas y la clásica hoja oculta que desbloqueará al de varias horas de juego. Los dos tipos de arma también se dividen en diferentes propuestas: por ejemplo, hay varios arcos en función de la estrategia que queramos seguir, desde los que disparan tres o cuatro flechas simultáneas y hacen un gran daño a media distancia, hasta los que permiten dirigir las flechas bajo una perspectiva directa hacia el objetivo; mientras que las armas cuerpo a cuerpo van desde hachas hasta hojas dobles. Todas estas opciones se ven incrementadas por un sistema de niveles que permiten mejorarlas para que se adapten a la evolución del personaje. Podríamos hablar de un acercamiento al género RPG. Asimismo, las estadísticas de Bayek también se pueden incrementar recolectando pieles y objetos a lo largo del juego, además de incluir un sistema de Habilidades que nos irá otorgando mejoras.

En cuanto a los combates, su sistema ha cambiado radicalmente, permitiéndonos ahora ser más directos y morir si nos enfrentamos a un gran número de enemigos a la vez. La entrega, como ya hemos mencionado, toma el legado de otros juegos actuales y en ciertas ocasiones, en base a nuestro nivel, nos avisará de que a ciertos rivales es mejor ni acercarse, ya que nos eliminarán sin dificultad.

Por otra parte, el gran aliciente de ‘Assassin’s Creed: Origins’ es su gigantesco mapa, donde los cambios meteorológicos, las tormentas de arena y el fondo acuático crearán escenas impactantes. Más de una vez detendremos el juego para sacar una fotografía gracias al sistema que Ubisoft ha implementado para tal fin. Y aquí, los nefastos gráficos iniciales, se tornan en unos paisajes cargados de color y vida.

El Antiguo Egipto está muy bien retratado a lo largo del juego.
El Antiguo Egipto está muy bien retratado a lo largo del juego. / Ubisoft

Pero todo no puede ser de diez y una de las cosas en las que esta entrega falla es en su historia. Bayek, aunque lo intenta, no está a la altura de Altair o de Ezio, y su historia es muy tradicional: la clásica vendetta por haberle obligado a presencia una muerte cercana. Su objetivo es terminar con todos los enemigos implicados, aunque poco a poco se irá dando cuenta de que estos son más de los que cree. Pero su búsqueda y ejecución se convierte en algo mecánico para el jugador. Asimismo, el presente es anecdótico y no va más allá de algunas escenas sueltas, que todo hay que decirlo, cortan el ritmo de la historia, y de la opción de viajar a la actualidad desde el menú del juego, opción que más de uno ni pulsará.

Aun así, aunque la historia principal no sea su punto fuerte, gracias a la variedad de misiones secundarias ‘Assassin’s Creed: Origins’ permite al jugador olvidarse de esa flaqueza y disfrutar del Antiguo Egipto. Sus ríos plagados de bestias y barcos, sus tesoros, sus asentamientos enemigos y los secretos que se ocultan por todo el mapa, nos obligarán a recorrer el escenario de punta a punta, aunque no estemos interesados en poner fin al reinado de la Serpiente. Mientras lo hacemos, podremos también visitar los torneos que nos ofrecen las carreras de cuádrigas o las arenas de gladiadores.

Los combates navales han regresado a la saga.
Los combates navales han regresado a la saga. / Ubisoft

Por último, no hay que olvidar mencionar que la entrega rescata los combates navales del cuarto juego y los traslada al Mediterráneo, así como la incorporación de desafíos diarios y eventos especiales, que alargan la vida del juego, pasando de las 30 o 35 horas que puede llevarnos acabar la parte principal. Podemos decir que este nuevo juego es un cóctel creado con los mejores ingredientes de sus predecesores. ‘Assassin’s Creed: Origins’ se establece como un soplo de aire fresco para todos aquellos que se habían cansado de la saga.

Temas

Roma

Fotos

Vídeos