Diario Sur

Ingeniero en Google de lunes a viernes, piloto acrobático el fin de semana

Benito forma parte del equipo de Virustotal
Benito forma parte del equipo de Virustotal / SUR
  • Camilo Benito, marbellí de adopción, gana el Campeonato de España de Vuelo Acrobático en la categoría deportiva

Camilo Benito no tiene un trabajo cualquiera. Desde hace siete meses, este ingeniero informático nacido en Colombia y criado en Marbella forma parte del equipo de Virustotal, la división de seguridad informática de Google dirigida por Bernardo Quintero en Málaga. Con sólo 32 años ha conseguido entrar en la empresa más deseada del mundo para trabajar. Pero eso no es lo único extraordinario en la vida de este joven: también acaba de ganar el Campeonato de España de Vuelo Acrobático en la categoría deportiva. Su pasión por este arriesgado y espectacular deporte surgió hace escasamente un año y ya se ha convertido en una de sus promesas más pujantes. "Es mi primera temporada y no puedo estar más contento con los resultados obtenidos. Mi objetivo para el próximo año es subir de categoría tanto en España como en Francia, donde también compito", afirma.

El vuelo acrobático no es un deporte barato ni accesible. En toda España sólo hay dos sitios donde entrenar: Madrid y Sabadell, y la disponibilidad de aviones no suele ser la ideal. Así que Benito, una vez que se propuso entrar en el mundo de la competición, decidió entrenar en Francia, donde hay "clubes de vuelo cada 100 kilómetros". De hecho, es el país europeo con más nivel en esta disciplina. "No es sencillo, ha sido un año de muchos desplazamientos, muchos kilómetros recorridos… quizá alguien con menos cabezonería que yo habría desistido", reflexiona el ingeniero.

El Campeonato de España de Vuelo Acrobático se celebró del 28 al 30 de octubre en Requena (Valencia). Participaron quince pilotos de las cinco categorías existentes (deportiva, intermedia, avanzada e ilimitada). Benito explica así la dinámica de la competición. "Nos dan un programa de vuelo, en el que se detallan varias figuras encadenadas que los pilotos deben realizar en el orden correcto y con la máxima precisión posible". Las acrobacias deben hacerse dentro de la llamada 'caja acrobática', que es un cubo imaginario de un kilómetro por un kilómetro del que el piloto no puede salirse. Los tres jueces observan desde tierra la ejecución del ejercicio y van puntuando las diferentes figuras. ¿La más difícil que le tocó hacer? "Probablemente una barrena de vuelta y media con medio looping encadenado", contesta el piloto.

De Google al cielo

Benito lleva poco tiempo practicando el vuelo acrobático, pero su pasión por volar le viene de lejos. Tiene la licencia de piloto de aviación ligera desde hace años. "Me empezó a picar la curiosidad cuando trabajaba en una empresa de simuladores de vuelo, pero la verdad es que desde pequeño me encantaba montar en avión", recuerda.

Temas