Diario Sur

Locos por un palo

La demanda por los palos para hacer selfies comenzó en verano y se disparó en Navidad.
La demanda por los palos para hacer selfies comenzó en verano y se disparó en Navidad.
  • ¿Crees aprovechar al máximo el stick para selfies? Si te apasiona este nuevo gadget, aquí tienes más información: precios, modelos, trucos

Ya no sorprenden a nadie. En cualquier restaurante, concierto, escultura o monumento un palo extensible retrata a una pareja o grupo de amigos la mar de sonrientes ya sea con un smartphone, cámara compacta o con la popular GoPro adosada. Está de moda. Se lleva. Y para muchos fanáticos de las autofotos se ha convertido en un imprescindible para actualizar su estado en las redes sociales. Los palos extensibles para hacer selfies (autorretratos) se convirtieron las pasadas navidades en el artículo estrella que todos querían regalar y ha sido señalado por la prestigiosa revista Time como uno de los inventos más importantes del pasado 2014. "Ha sido uno de los productos más buscados para estas fiestas ya que es un producto-regalo práctico, único y diferente. La demanda ha sido continua y aún sigue habiendo demanda", explica a SUR.es Juan Carlos Campos, gerente de Media Markt Málaga-Centro.

La fiebre por hacerse con uno de estos dispositivos dejó en momentos puntuales sin existencias a las grandes superficies que a duras penas podían hacer frente al aluvión de pedidos. "En momentos puntuales nos quedamos sin palos. Hay una fiebre generalizada por este artículo", puntualiza Héctor Gámiz, responsable de Departamento de productos técnicos de Fnac Málaga.

¿Estás pensando en adquirir uno?,¿lo tienes ya?. SUR.es recopila datos de interés -precios, modelos, perfil de usuarios, etc- así como simples trucos para aprovechar al máximo este artilugio que no es más que un bastón que nos facilita el encuadre de la imagen o el vídeo.

El secreto de su éxito

Tan solo hay que patearse las tiendas y centros comerciales para constatar el 'boom' que ha supuesto y supone la venta de estos artilugios. La demanda comenzó el pasado verano y se acentuó con fuerza en Navidad encumbrándolo como un objeto ideal de regalo. En la receta de su éxito intervinen varios factores: La popularidad de los selfies, su precio asequible y la mejora del encuadre. "Este brazo extensible te permite una panorámica más grande. Mejora la información de la foto y permite englobar a más gente. Se ve el fondo y se elimina las caras de cerca desenfocadas que se hacía antes con el móvil, estirando el brazo", afirma Javier Rivera, delegado comercial de Digital Tecnología e Innovación (DTI), empresa que suministra a grandes superficies.

Locos por un palo

Entre 2013 y 2014 se popularizó el llamado selfie que acabó de extenderse como la pólvora con la autofoto de Ellen Degeneres durante la celebración de la gala de entrega de premios Oscar del pasado año. Desde entonces todos quieren hacerse autorretratos. "A la fama del seflie se suma la necesidad de compartir en las redes sociales lo que se está haciendo en cada momento y, claro, el palo ayuda a sacar mejores instantáneas", puntualiza Rivera.

Modelos y precios

Este accesorio se vende extensible -que son los más demandados- y fijos. Los plegables alcanzan una longitud cercana al metro. Aunque existen diversos modelos principalmente se distinguen tres tipos: El primero es el palo con mando a distancia; el segundo, con un botón integrado en el propio bastón para disparar (que funciona vía Bluetooth) y, en el último caso, los que son solo un alargador (para este tipo se usaría el temporizador de la cámara).

Su precio en tiendas oscila entre los 10 y los 40 euros, según el artículo elegido. "El que tiene mando a distancia se comercializa por unos 24 euros. Es el que tiene mayor demanda. El que tiene el pulsador integrado en el palo cuesta unos 34 euros", matiza el delegado comercial de DTI.

En Internet pueden adquirirse por menos de 10 euros. Los más básicos incluso pueden llegar a costar 3 euros.

Perfil de clientes

Los usuarios que más han demandado este tipo de producto son principalmente jóvenes: Adolescentes, universitarios o treintañeros. "La mayoría lo querían para sus vacaciones o hacer deporte", explican desde Media Markt. Sin embargo el perfil se abre poco a poco para englobar a usuarios de mayor edad. "Hemos tenido gente de mediana edad que buscaba un palo para grabar la cabalgata de Reyes por ejemplo. Muchos también usan el stick para grabar vídeos", mantiene Gámiz de Fnac.

Trucos y recomendaciones

Usar el palo para realizar selfies o fotos en genereal es muy fácil. Sin embargo, para sacarle más partido al stick, tan solo hay que seguir algunos sencillos consejos:

-En primer lugar prueba varias posiciones tanto de la cámara como del soporte en sí. No la dejes siempre a la misma altura. Cambia hasta encontrar tu foto. Puedes poner la cámara justo encima tuyo o del grupo (una imagen en picado desde arriba) o situar la cámara a la altura de tu cintura. Incluso la puedes acercar al suelo para que detrás aparezca un edificio, escultura, etc. Es cuestión de darle alas a la imaginación.

-Puede verse el palo, no pasa nada. Dicen que es un error de principiante que el bastón salga en la foto pero en ocasiones puede darle un toque interesante a la imagen.

-¡No solo para selfies!. Aunque este accesorio se compra mayoritariamente para hacerse las autofotos también se le puede sacar mucho partido fotografiando o grabando en vídeo nuestro entorno desde un punto de vista diferente.

El palo de selfie con 'retrovisor

El palo de selfie con 'retrovisor / '.

-Un encuadre perfecto. Si después de todo aún deseas una foto perfecta también puedes comprar un palo de selfie con 'espejo retrovisor'. De esta forma se puede ver la imagen en una pantalla. Así podemos disparar justo en el mejor momento.