Tu palo 'selfie' es vintage: Se inventó en 1925

Arnold Hogg usó su invento para hacer autorretratos con su mujer el día de su boda hace 90 años.
Arnold Hogg usó su invento para hacer autorretratos con su mujer el día de su boda hace 90 años.
  • El dispositivo de moda para hacerse autorretratos fue ideado hace 90 años por Arnold Hogg, abuelo de un periodista independiente que envió una imagen a la BBC mostrando un artilugio similar a los que se comercializan ahora

Ha sido el regalo estrella de las pasadas navidades. No hay duda. El palo extensible para realizar selfies está de moda pero, aunque cueste creerlo, no es un invento novedoso ni reciente. Ni mucho menos. Al parecer, el popular 'stick' extensible -que no es más que un bastón que permite sujetar la cámara a distancia- para hacer autorretratos lo ideó y usó por primera vez en 1925 Arnold Hogg, abuelo de Alan Cleaver, un periodista independiente que no ha dudado en difundir la foto que demuestra que su abuelo se adelantó a su época. El artilugio era muy parecido a los que se comercializan en la actualidad e incluso, tal y como se puede observar en la imagen, Arnold Hogg utilizó el propio palo para activar el disparador. Eso sí, sin Bluetooth, mando a distancia o 'smartphone'.

Palos extensibles para selfies de la compañía "Noosy"

Palos extensibles para selfies de la compañía "Noosy" / EFE

En la imagen, divulgada por la BBC, aparece el inventor del palo selfie -al menos es la imagen conocida más antigua en la que se usa este artefacto- junto a su esposa Hellen. Ambos posan en Rugby, Warwickshire, en el centro de Inglaterra. La fotografía inmortaliza una escena después de su boda. En ella su creador cometió el típico error de principiante al calcular mal el ángulo de la cámara dejando al descubierto el palo que la sujeta. “Siempre ha sido una de las fotos favoritas en la familia”, ha declarado Cleaver acerca de la famosa instantánea.

Arnold Hogg, que murió en 1972, fue un artista polifacético. También fue músico y tocaba el piano en un cine local. Su creación, noventa años después, está revolucionando la forma de hacer fotografías. Sin embargo, según ha explicado Cleaver, su abuelo no patentó el palo de selfie.“Le habría encantado la atención que tiene la foto en este momento, más de 100 años después de su nacimiento, porque esa era su manera de ser, con un sentido del humor muy particular”, ha declarado su nieto.