«Durante una hora de twerking se pueden llegar quemar hasta 600 calorías»

Nerea Bravo Dueñas/
Nerea Bravo Dueñas

Nerea Bravo Dueñas es profesora de baile y experta en nuevas tendencias

ANDREA RODRÍGUEZ

Nerea Bravo Dueñas, 22 años. Una chica de Cártama que trabaja actualmente como profesora de twerking en la Academia Dflow Málaga. Su pasión por la danza comenzó desde muy pequeña, en una escuela de su pueblo cuando tenía tres años, y desde entonces no ha dejado de bailar hasta convertirse en una de las pocas profesionales de esta nueva tendencia que se pueden encontrar en la provincia. Flamenco, hip-hop, sexy style, just funk, comercial y dancehall son algunos de los estilos urbanos que completaron su formación en la Escuela Superior de Artes Escénicas antes de especializarse en el twerk, un baile poco usual en Málaga que poco a poco cobra mayor importancia.

- ¿Cómo empezó tu interés por el twerking?

-El mismo año que empecé a ser profesora de hip-hop, comencé a interesarme por el 'dancehall' y el 'twerking', ambos estilos. Estuve un tiempo practicando de manera autodidacta porque no existían centros donde se pudiera aprender estos tipos de baile, ya que eran relativamente nuevos en España.

- ¿Y cómo conseguiste aprender por ti misma?

Fue a partir de vídeos de Youtube donde captaba parte de la información porque no de todo lo que aparece en internet es correcto. También recibí alguna 'workshop' o taller de personas del extranjero que dominaban el estilo. Fuera de España están más preparados porque al viajar, conocer nuevas culturas y poder obtener información de otros profesionales y de sus técnicas es mucho más fácil especializarte en ellos. Entonces, con esa experiencia junto al aprendizaje en casa, estuve fomándome hasta que me vi capacitada para dar clases.

- ¿Qué cuentas de Youtube visitabas para formarte?

-El primer vídeo que vi estaba relacionado con el dancehall de una escuela Rusa llamada 'Fraules'. Esta academia fue una de las primeras en realizar coreografías donde separaba el dancehall del twerking para marcar la diferencia entre ambos. A raíz de esta, investigué hasta encontrar a Irie Queen, que fue la primera profesora de la que recibí una clase formal de twerking, por tanto, se puede decir que fue mi inspiración. Aunque, a día de hoy he conocido a muchas personas que se dedican a ello y a quienes considero verdaderos maestros.

- ¿Qué estudios de danza realizaste?

Estudié la carrera de Arte Dramático en la ESAD o Escuela Superior de Arte Dramático donde realicé la especialidad musical y también cursé una especialidad en danza urbana en la ESAEM.

- ¿Qué es el twerking para ti?

Es complicado porque hay muchas visiones del twerking y diferentes formas de tratarlo. Lo definiría como un estilo de baile, totalmente formal como cualquier otro, pero que se centra en estimular el glúteo, abdomen y piernas. Cada profesional puede tratar el estilo de la manera que quiera dentro de unas bases. El problema está ligado a que es un tipo de baile sujeto a polémica por la imagen que se proyecta, aunque es una danza que llama la atención porque implica mucho cardio, mucho movimiento y bastante esfuerzo físico. Tanto es así, que existe una variación muy popular en el extranjero que se llama 'Twerk Fit' y está dedicado exclusivamente a trabajar el cuerpo.

- ¿El 'Twerk Fit'?

Sí, su función es utilizar el twerking como rutina de deporte, es decir, en lugar de asistir al gimnasio como forma para mantenerte en forma se sustituye por estas clases. Me parece una iniciativa idónea para aquellas personas que detestan el ejercicio con máquinas y necesitan realizar algún tipo de deporte, ya que se ha comprobado que durante una hora de twerking se pueden llegar a perder hasta 600 calorías.

- Según el Diccionario de Oxford, en inglés se define el twerking como un baile provocador semejante al perreo del reguetón. ¿Qué opinas sobre el tema?

No estoy de acuerdo con esa descripción porque no tiene nada que ver con el reguetón. Se puede bailar twerking con reguetón, al igual que se puede bailar cualquier estilo musical con reguetón, pero no quiere decir que se parezcan. Obviamente, es un baile muy llamativo y te hace subir la autoestima de tal forma que te olvidas de lo que ocurre a tu alrededor para centrarte en ti misma. Para bailar el twerking es necesario perder la vergüenza y sentirte bien con tu cuerpo, entonces puede tener parte de relación con el reguetón en ese sentido, además de que es la música que más se demanda en la actualidad.

- ¿Cuales son los movimientos básicos del twerk?

El paso estrella es el Jiggle, que es el que se realiza de lado a lado. Shake up y shake down que es el movimiento de la pelvis de arriba abajo o abajo arriba. Se puede decir que existen 10 pasos básicos y a partir de ellos se realizan combinaciones o variaciones que se parecen pero tienen sus diferencias.

- ¿Por lo tanto, se podría decir que no existe una única técnica para bailar twerking?

Hoy día, al estar muy de moda, la técnica evoluciona constantemente a pesar de ser un estilo que se conoce desde hace bastante tiempo. Cada profesional aporta su estilo sin salirse de los movimientos básicos, pero al ser más libre permite crear nuevos pasos e infinidad de combinaciones.

- ¿Qué es necesario para bailar twerking?

A pesar de los rumores que rodean esta danza, no es necesario tener un culo gigante para bailar twerking y una de la principales razones es que la mayoría consigue aumentarlo con su práctica. Debemos tener en cuenta que el 90% de la duración de una clase se realiza en posición de sentadilla En una sola sesión se trabaja toda la parte inferior del cuerpo, aunque es cierto que cuanta más 'carne' tengas, más fácil es que el movimiento sea grande, visible y llamativo. Las chicas delgadas presentan una mayor dificultad para obtener el mismo resultado pero no es imposible.

Una de los factores principales del twerk es la flexibilidad. Siempre ayuda a la hora de conseguir nuevos movimientos o pasos extremos. La resistencia también es fundamental, ya que sin ella, es imposible aguantar toda la clase. En mis sesiones de dos horas dedico 20 minutos a reforzar la flexibilidad y resistencia de las alumnas de manera evolutiva.

Sky ☁️ @puma @pumawomen @sprinter_es

Una publicación compartida de NEREA BRAVO DUEÑAS (@nereabravo__) el

- ¿Esta danza ayuda a mejorar las relaciones sexuales?

Sí, ayuda en el sexo porque se estimula constantemente toda la zona inferior del cuerpo, principalmente, el glúteo y la pelvis, junto a ejercicios de flexibilidad, por tanto, mejora la vida sexual.

- ¿Por lo tanto, se podría decir que no existe una única técnica para bailar twerking?

Hoy día, al estar muy de moda, la técnica evoluciona constantemente a pesar de ser un estilo que se conoce desde hace bastante tiempo. Cada profesional aporta su estilo sin salirse de los movimientos básicos, pero al ser más libre permite crear nuevos pasos e infinidad de combinaciones.

- ¿Hay algún chico en tus clases?

De momento, somos seis personas y un solo chico, pero estoy muy contenta de que cada vez se animen más hombres a bailar este tipo de baile. No entiendo porque el twerking está encasillado a un estilo femenino cuando surge en la comunidad gay. También en algunas ocasiones depende del enfoque del profesor, ya que existen coreografías más generales o extremadamente femenino. No tiene sentido que se relacione el twerking con las mujeres, al igual que sería una tontería vincular el hip-hop exclusivamente con los hombres.

- ¿Por último, consideras que la escasa existencia de academias en Málaga que presenten clases de twerking se debe a la mala imagen que se tiene de él?

Efectivamente, hay muchas escuelas de baile en la ciudad que no se atreven a añadir las clases de twerking en su pogramación porque la mayoría de usuarios no logran entender que se considere un tipo de baile y eso, puede tener una gran repercusión. Vemos un video de twerking y nos sorprende, mientras que de cualquier otro estilo está normalizado. Se aprecia como algo obsceno o provocativo y se confunde. La intención no es provocar, es un estilo muy sexy pero como cualquier otro baile enfocado en la sensualidad.

Origen

Surge a finales de los años noventa en los Estados Unidos, concretamente en las calles de Nueva Orleans, donde hace más de treinta años nacía el bounce, un subgénero de la cultura hip-hop que comenzó como estilo musical indispensable en las pistas de baile. Aunque, como ocurre con la mayoría de ritmos, el twerking presenta influencias de la cultura africana. Danzas tradicionales de Costa de Marfil, Senegal, Tanzania o Somalia que surgen como ritos de cortejo y se trasladan a nuestra sociedad en forma de baile urbano.

Influencias

Este tipo de baile se popularizó a nivel mundial cuando cantantes famosas como Miley Cyrus, Beyoncé o Rihanna incluyeron pasos de twerk en sus coreografías. La versión más polémica de las tres estuvo protagonizada por la chica Disney Chanel, Miley Cyrus, durante su presentación en los premios MTV Video Music Awards de agosto de 2013. En ella, la cantante generó un interés mediático por realizar posturas con Robin Thicke en el escenario. En España, también existen varias celebrities que se han animado a practicarlo. Beatriz Luengo realizó una exhibición durante un programa del Hormiguero a modo de masterclass rápida para Pablo Motos. Además, las actrices Úrsula Corberó y Alba Flores tuvieron una de las escenas en la serie española “La Casa de Papel” en la que aparecían moviendo las nalgas a ritmo de twerk. Desde Sevilla, seis chicas practican esta peculiar danza con su grupo 'Spanish Twerk Team' con el que compiten a nivel internacional. Isabel, Nadia, María, Paula, Noemí y Ariel reivindican el papel de la mujer a través de sus pasos y gracias al twerk han ganado seguridad en sí mismas.

Curiosidades

'Shake up, shake down y Jiggle', los pasos básicos para aprender a mover la pelvis de arriba abajo, abajo arriba sin parar hasta llegar a alcanzar las 180 pulsaciones por minuto. Aunque, como en toda técnica, se pueden conseguir miles de combinaciones que formen coreografías explosivas y diferentes. Esta técnica no solo se ha hecho famosa por su imagen llamativa, sino que además aporta numerosos beneficios para la salud: ayuda a bajar de peso (unas 600 calorías en una hora), mejora la circulación sanguínea, aumenta la autoestima y las relaciones sociales, optimiza la coordinación para sincronizar los movimientos con la música, ayuda a evitar molestias de los dolores menstruales y disminuye el estrés por la liberación de endorfinas. Una lista de pros que han llevado a convertir el twerking en uno de los estilos más demandados en la actualidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos