Los trucos de los expertos para elegir el mejor pascuero... y que dure

Los trucos de los expertos para elegir el mejor pascuero... y que dure

Estos días las casas se llenan de la llamada Flor de Pascua y como cada Navidad surgen las mismas dudas: ¿Qué variedad es la mejor? ¿Cuál dura más? ¿Qué aspectos hay que tener en cuenta antes de adquirirla?

Almudena Nogués
ALMUDENA NOGUÉSMálaga

La pregunta asalta por estas fechas en cada visita al vivero o a la floristería. Rojos, rosas, amarillos... en tamaño mini o maxi, en árbol o en maceta. La oferta aumenta cada año y a la hora de elegir un pascuero para llevar a casa siempre surgen las mismas dudas: ¿cuál es el mejor? ¿Cuál durará más? Difícil decisión, sobre todo si se aborda desde el desconocimiento. Por suerte, para eso están los expertos. Antonio Villanueva, decorador de Viveros Guzmán -uno de los principales puntos de venta de la flor de Pascua en la provincia- nos da las claves fundamentales para acertar a la hora de adquirir Poinsetia y, lo más importante, ¡que dure!

El primer consejo es tan básico que a veces lo pasamos por alto. Antes de pasar por caja con nuestro pascuero conviene revisar que no tenga ningún tallo roto o podrido, manchas, etc. "Debemos actuar como cuando vamos a la pescadería y elegimos el pescado que vemos más sano y fresco; es decir, dejarnos llevar por esa ciencia infusa del sentido común", señala Villanueva. Tras este primer chequeo habría que fijarse en un segundo aspecto algo más técnico pero que Antonio ayuda a digerir con una comparación de andar por casa. Toca comprobar que no haya demasiadas florecillas maduras en el corazón de las brácteas (hojas), ya que cuantas más tenga, menos nos durará la planta. Es entonces cuando entra en juego el truco de 'la moneda'. "Este punto es un pelín más complejo, ya que se trata de revisar el tamaño del manojo de flores. Lo ideal es que el cogollo de donde parten -esa especie de botón en color crema- tenga una circunferencia que no sea inferior a la de una moneda de un euro ni mayor a la de dos", ilustra este especialista. "Si mide menos puede ser indicador de que el pascuero no está creciendo como debería, y por tanto no goza de la mejor salud, y si mide más significa que ya ha florecido por completo y por tanto nos va a durar menos en casa", apostilla.

Otro interrogante muy recurrente a pie de calle: ¿Rojo o de otros colores? ¿La tonalidad afecta a la durabilidad? Villanueva lo aclara: "Mi consejo es decantarse por el tradicional rojo y no dejarse llevar tanto por la estética. Al final esta variedad es la más natural, el resto -híbridos- pueden aguantarnos menos", recuerda. "Desde Viveros Guzmám hemos apostado esta Navidad por un cultivo ecológico de poinsetia -los rojos- con la que ganamos en calidad dado que hemos conseguido adaptarlos a nuestro clima", advierte.

Ya en casa, el experto explica que los pascueros -originarios de México- se adaptan bien tanto al interior como al exterior de la vivienda. Eso sí, respetando una serie de pautas. "Necesita mucha luz cuando están en flor y no importa que les de el sol directamente en invierno ya que éste no es muy fuerte. Si el ambierte es seco -generalmente en interiores- se le pueden caer las hojas ya que odian la calefacción fuerte", detalla Antonio Villanueva. ¿Su temperatura ideal? "Sería entre los 19 y los 21 grados", indica. Ojo con las corrientes de aire -se deshidratan y sufren mucho- y con abusar de los calefactores porque juegan en su contra.

Elegido el sitio adecuado la segunda pregunta del millón es, ¿cómo regarlo? Y es precisamente en este punto donde se cometen los grandes errores, más por exceso que por defecto. Y es que los pascueros no quieren demasiada agua. "Esta variedad está más cerca del cáctus que de otra planta. Hay quien comete el grave error de ponerle un plato debajo con agua y eso es como si a nosotros nos tuvieran 24 horas en la ducha. Al final se pudren", asevera Villanueva. ¿Su recomendación? Lo que él llama 'el test del dedito'. "Hay que usar el sentido común y antes del riego, tocar el sustrato. Si la capa superior aún está húmeda mejor no echarle más". A la hora de incorporarle el líquido, ponerlo en un barreño con agua -mejor destilada ya que esta carece de cloro y cal- durante 15 o 20 minutos y, una vez pasado ese tiempo, retirarle el sobrante que no haya absorbido dejándolo escurrir en el fregadero. ¿Su truco? Reciclar el agua de la secadora, "que al ser de condensación le va muy bien", argumenta.

Para un correcto abonado, Villanueva aconseja usar uno orgánico líquido aprovechando el momento del riego, "ya que éste le proporcionará los nutrientes necesarios sin riesgo a que se quemen las ráices", apostilla. Una vez cada 10 días es suficiente.

¿Puede durar para otro año?

Otra de las dudas más repetidas es si se puede conseguir que dure de un año para otro. La respuesta es compleja: Sí, pero no es fácil lograrlo. Quien quiera intentarlo, cuando se le hayan caído las hojas deben podar el pascuero dejando sólo 6 cm de tallo. Después, conviene pasarlo a otra maceta más grande y regarla sin abonar hasta que crezcan nuevas hojas. Cuando éstas empiecen a aparecer, habrá que abonar y para conseguir que las hojas se pongan rojas re recomienda tenerlas 14 horas al día, los meses de septiembre, octubre y noviembre, en completa oscuridad, cubriéndola con una bolsa negra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos