Truco para saber si un huevo está en buen estado

Huevos de gallina en una granja avícola. / John Thys

Este alimento tiene unas propiedades nutricionales excelentes y, aunque su consumo no tiene secretos, es importante saber diferenciar los frescos de los antiguos

SUR

Es un alimento estrella en la cesta de la compra por sus múltiples usos en la cocina y por sus excelentes propiedades nutricionales. Su consumo no tiene secretos aunque, para evitar riesgos, es importante saber diferenciar correctamente los huevos frescos de los antiguos. De la mano de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), analizamos cómo manipularlos, cómo conservalos o cómo interpretar sus códigos de manera adecuada. También facilitamos un sencillo truco para saber si un huevo está en buen estado.

Qué tener en cuenta

Los huevos pueden consumirse hasta 28 días después de su puesta. Desde la OCU advierten que, para ser aptos para su consumo, la yema y la clara de los huevos «deben ser consistentes y la cáscara debe estar intacta y limpia». ¿Qué más tener en cuenta? Los huevos viejos, además, «cambian de densidad, debido al aumento de espacio de la cámara de aire que hay entre la membrana interna y la externa. La cáscara del huevo nuevo es áspera y opaca. Cuando es viejo, es más lisa y gana brillo. Si el huevo está agrietado, deséchalo, para evitar riesgos sanitarios», señalan desde la OCU.

También debes tener en cuenta que, una vez abierto, un huevo fresco no debe presentar olor de ningún tipo. «La clara debe ser limpia, translúcida y gelatinosa. Si la clara no presenta estas características y la yema no ofrece relieve, es muy probable que el huevo esté envejecido. A medida que un huevo pierde frescura, la yema pierde consistencia y se desparrama».

La prueba del vaso de agua

Para comprobar si está en buen estado, La OCU propone un sencillo truco: la prueba del vaso con agua. La prueba es rápida y fácil. Tan solo debes introducirlo en agua con un 10% de sal disuelta. Si el huevo está fresco permanecerá en el fondo del recipiente. Si, por el contrario flota, debes desecharlo. Eso sí, no debes equivocarte con los huevos ya cocidos, que sí flotan.

Truco para saber si un huevo está fresco. / OCU

Cómo manipular los huevos

Para mantenerlos en buen estado debes manipularlos correctamente. Así, deben conservarse siempre en el frigorífico y, -según señala la OCU- hay que colocarlos con la punta más fina hacia abajo. También debes evitar exponer los huevos a variaciones de temperatura y respetar siempre la fecha impresa en el propio huevo y el envase.

Efectos beneficiosos para la salud

El huevo es un alimento bastante completo. «Tanto la clara como la yema contienen una parte sustancial de proteínas de alto valor biológico. Se consideran así por la cantidad y equilibrio entre los aminoácidos que las componen, al extremo que son el estándar de referencia en los estudios de nutrición», señalan desde la OCU.

La yema es asimismo «rica en grasas, pero también de la mejor calidad: el contenido conjunto de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados supera ampliamente al de grasa saturada y su aporte de ácido oleico, linoleico y omega 3 tiene un gran interés por sus efectos beneficiosos en la salud».

Además, el huevo es la principal fuente que tenemos de «colina, compuesto necesario para distintos procesos metabólicos. Y nos provee generosamente de vitaminas, así como de luteína y zeaxantina, carotenoides con acción antioxidante a los que se atribuye capacidad para prevenir la degeneración macular y enfermedades coronarias como el infarto cerebral».

Significado de los códigos de los huevos

El código que llevan impreso las cáscaras de los huevos también tiene su significado. Los huevos lucen un código que indica el tipo de cría de las gallinas ponedoras y que se cifra del 0 al 3:

0 para gallinas ecológicas. Salida permanente al aire libre y pienso ecológico.

1 para las gallinas camperas. Con salida permanente al aire libre.

2 para las criadas en el suelo. Las gallinas pueden moverse dentro de un gallinero cubierto.

3 para las criadas en jaula. Se alojan en jaulas para facilitar la recogida de huevos.

«Las dos letras siguientes indican el país de procedencia del huevo y los siguientes dígitos identifican la granja concreta con un número para la provincia, otro para el municipio y el resto es la explotación dentro de ese municipio», señalan desde la OCU.

Fotos

Vídeos