Tráfico estrenará más de 30 radares móviles para la 'operación Semana Santa'

Uno de los nuevos radares móviles instalado en el arcén de una carretera española, con el detalle del anclaje en el guardarraíl. /R.C.
Uno de los nuevos radares móviles instalado en el arcén de una carretera española, con el detalle del anclaje en el guardarraíl. / R.C.

Los aparatos, casi indetectables, estarán en puntos negros y vías convencionales y el conductor será sancionado 'in situ'

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

Después de un año de anuncios y retrasos, los temidos radares móviles de la Dirección General de Tráfico (DGT) ya están aquí. Los primeros se comenzaron a utilizar a finales de febrero, pero la instalación masiva llegará en unos días, con el comienzo de la operación especial de Semana Santa.

Durante este primer gran periodo vacional del año, en el que no se esperan menos de 14 millones de desplazamientos de vehículos, las patrullas de las Guardia Civil trasladarán de unos puntos a otros de las vías de todo el país más de 30 de los nuevos radares móviles, según confirmó el propio director general de la DGT. Dispositivos que se añadirán, por supuesto, a los tradicionales aparatos de control de velocidad fijos, que también han aumentado en los últimos meses, y a las sanciones por velocidad excesiva que se impondrán desde los helicópteros Pegasus.

El departamento que dirige Gregorio Serrano ha adquirido 60 aparatos móviles. La mayor parte de ellos ya han pasado las verificaciones oficiales de metrología, por lo que cuentan con un certificado de correcto funcionamiento, y han sido repartidos por las agrupaciones de tráfico de la Guardia Civil, que los trasladarán de un punto a otro, con suma facilidad, adosados a sus motocicletas. El grueso de los aparatos entrará en funcionamiento para la operación Semana Santa -con seguridad más de la mitad, según Serrano-, y el resto del lote estará operativo y en las carreteras para finales de abril próximo o principios de mayo, «como tarde».

El Ministerio de Interior tiene previsto adquirir y activar más aparatos de este tipo en un futuro cercano, según avanzó el director general, que ayer participó en la presentación de CIFAL Madrid, el primer centro internacional de formación en seguridad vial impulsado por la ONU y gestionado por el RACE, que pretende capacitar en prevención y estrategias para la reducción de muertes en carretera a varios miles de funcionarios y expertos de numerosos países, especialmente de Latinoamérica.

Serrano explicó que estos controles de velocidad móviles se instalarán de forma preferente en los puntos negros de la red española, en las vías con mayor índice de siniestralidad y de manera especial, en las carreteras convencionales -de doble sentido-, que son las que acumulan el 75% de los accidentes mortales.

Los nuevos radares son prácticamente indetectables. Funcionan con una tecnología láser que los hace invisibles e inmunes a los detectores e inhibidores que llevan instalados de forma ilegal algunos automóviles, son muy difíciles de ver por los ocupantes del vehículo, y también son imprevisibles, pues se pueden colocar en cualquier lugar. Miden medio metro (soporte incluido) y no habrá presencia de patrullas de la Guardia Civil junto a ellos porque se colocan en el arcén, sobre un pequeño trípode o adosados al guardarraíl. Y cuidado por la noche, porque son capaces de funcionar sin luz gracias a un sistema de infrarrojos.

Pensado para reincidentes

Su uso tiene otra peculiaridad. Nadie podrá desviar la sanción y la pérdida de puntos derivada de la multa a otro conductor. La patrulla policial que instale cada aparato estará a la espera (a un máximo de 50 metros del radar), recibirá los datos y la imagen del vehículo con velocidad excesiva a través de una tableta y lo parará para notificarle la sanción ‘in situ’, con la identificación de la persona que va al volante.

La Guardia Civil aumentará los controles de drogas y alcoholemia respecto a años anteriores

La introdución en las vías españolas de los radares móviles coincidirá durante la ‘operación Semana Santa’ con una intensificación de otras medidas de control víal, como son un aumento de la presencia de patrullas de la Guardia Civil en las carreteras y una multiplicación de los controles tanto de alcoholemia como de drogas. La DGT, indicó Serrano, busca actuar en unos días de gran intensidad de tráfico sobre dos de los principales factores de riesgo de muerte en carretera -velocidad excesiva y consumo de estupefacientes y alcohol-, que junto a las distracciones y al cansancio-sueño, explican la casi totalidad de los siniestros más graves.

El aumento de las medidas de control directas sobre los conductores son uno de los bloques de actuación principales que la DGT anunció a primeros de año para tratar de reducir las muertes al volante en España, que en los dos últimos años han vuelto a crecer, hasta colocarse por encima de las registradas hace un lustro, y han truncado una secuencia de trece años de descensos ininterrumpidos. El balance de víctimas de 2016 (1.161) fue preocupante, pues se registraron 30 muertes más en las carreteras que un año antes, con un aumento del 2,5%. El primer repunte desde 2003. Pero la alarma se encendió en enero pasado tras comprobar que el crecimiento se repetía, con 1.200 fallecidos en 2017, 39 más que el año previo, y con una aceleración del aumento (el 3%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos