«Ha sido un sueño». Carlos Pérez, testigo de excepción de la destrucción de la sonda Cassini

Carlos Pérez, ayer en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA. /SUR
Carlos Pérez, ayer en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA. / SUR

Invitado por la propia Nasa vivió ayer de primera mano el final de la misión espacial al sexto planeta del sistema solar y el segundo en tamaño después de Júpiter

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Me siento muy orgulloso de haber podido asistir al final de la sonda Cassini desde la Meca de la exploración espacial elegido por la propia NASA, la agencia del gobierno estadounidense responsable del programa espacial civil, así como de la investigación aeronáutica y aeroespacial. Ha sido muy intenso, gratificante y un sueño cumplido». Con esas palabras expresó ayer desde las instalaciones del Jet Propulsion Laboratory (JPL) en California (Estados Unidos), el malagueño Carlos Pérez Infantes lo que ha supuesto para él, como único español invitado, el final de la misión Cassini. A sus 33 años de edad, este licenciado en Biología por la Universidad de Málaga se ha convertido en testigo de excepción de una de las misiones espaciales que más tiempo ha durado. Cassini ha estado explorando durante los últimos 13 años los anillos y las lunas de Saturno en una misión que se ha prolongado 20 años. Necesitó siete para llegar al sexto plantea del sistema solar.

Pérez retransmitió ayer a través de su cuenta de Twitter y Diario SUR el «suicidio» de la sonda. «La destrucción era inevitable, puesto que estaba contaminada y los científicos no querían que pudiera contaminar Encélado, que esconde un océano de agua líquida bajo su superficie y por lo tanto podría albergar vida», dijo Pérez. Encélado es un satélite de Saturno que esconde un océano de agua rico en moléculas orgánicas en su interior.

«La experiencia ha sido inolvidable. Primero, porque he podido hablar con todo el equipo que se ha encargado de la misión Cassini estos 20 años, desde el primero hasta el último, y segundo, porque se trata de un hecho histórico, ya que esta sonda ha escrito una página en la historia de la exploración espacial», declaró Pérez.

En su opinión su elección para asistir al gran final de Cassini obedece sobre todo a su labor como divulgador científico (es miembro del foro sondasespaciales.com desde sus inicios y es creador de Curiosatorio.com) intentando acercar al gran público la ciencia espacial de un modo sencillo.

Según Pérez, su presencia en la NASA le ha valido para realizar numerosos e interesantes contactos, tanto que se atrevió a manifestar que posiblemente no será la única visita que realice al Jet Propulsion Laboratory.

La de ayer fue una madrugada que Carlos Pérez no olvidará nunca. Llegó a las tres de la madrugada al JPL dispuesto a no perderse ningún detalle del vuelo final de Cassini. La sonda entró a las 12.30 del mediodía -hora española- en la atmósfera de Saturno. Apenas un minuto más tarde, la nave empezó a dar tumbos sin control a causa de la friccionó. En cuestión de segundos, la temperatura aumentó hasta fundir todos sus componentes. El último latido de Cassini llegó a la Tierra a las 13:54. Las ondas de radio tardan algo más de una hora en llegar a nuestro planeta. «Todo se ha desarrollado como estaba previsto. Cassini no tenía escudo ni estaba preparada para entrar en la atmósfera y no se sabía qué datos se podrán obtener de este último vuelo. A las 17.00 horas en España todavía no habían llegado las primeras imágenes. Nos han citado nuevamente para explicarnos esos últimos datos y mostrarnos las últimas imágenes», dijo.

El malagueño, que es empresario de ingeniería, diseño industrial y fabricación, manifestó que, según la Nasa, Cassini, un proyecto de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Italiana, no será la última misión a Saturno. «Van a seguir otras a Titán y Encélado, dos de las principales lunas del planeta», dijo.

Fotos

Vídeos