Save the Children pide un sistema de supervisión para que los responsables de abusos no acudan a operaciones humanitarias

Kevin Watkins, consejero delegado de Save the Children./Afp
Kevin Watkins, consejero delegado de Save the Children. / Afp

«Nos engañamos a nosotros mismos si hacemos como que no nos enfrentamos a una crisis de confianza en el sector», ha dicho el consejero delegado de la ONG, Kevin Watkins

EUROPA PRESSLondres

El consejero delegado de Save the Children, Kevin Watkins, ha abogado este lunes por la creación de un sistema de supervisión internacional en el que participe para el sector de ayuda para evitar que responsables de abusos sexuales participen en operaciones humanitarias.

"Nos engañamos a nosotros mismos si hacemos como que no nos enfrentamos a una crisis de confianza en el sector", ha dicho, después de las acusaciones contra miembros del personal de Oxfam International por la contratación de prostitutas con dinero de la ONG en Haití.

"Este es nuestro momento de crisis financiera de 2008. La crisis financiera tuvo lugar porque las instituciones crecieron mucho, tenían mucha confianza, eran muy exuberantes y tenían mucha confianza en su propio poder, negándose a analizar su propia cultura organizativa", ha sostenido.

Así, Watkins ha indicado que Reino Unido debe introducir un sistema de vigilancia nacional a las ONG, al tiempo que ha pedido que "ese sistema sea globalizado". "Por eso hemos argumentado que Interpol debería estar jugando un papel mucho mayor en este campo", ha agregado.

El predecesor de Watkins, Justin Forsyth, dimitió la semana pasada del cargo de subdirector del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) por su comportamiento inadecuado con varias mujeres cuando trabajaba en Save the Children.

"La gente tiene que saber (...) que si ven un mal comportamiento y lo denuncia, la gente escuchará y actuará", ha dicho Watkins, quien ha iniciado una revisión independiente de la gestión de la ONG de las quejas por abusos sexuales.

Por otra parte, ha defendido que el mundo debe actuar para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, que incluyen el compromiso de acabar con la extrema pobreza de cara a 2030.

"Estamos muy lejos respecto a estos objetivos, lo que es una causa de vergüenza", ha indicado, antes de recordar que sólo en África habrá 147 millones de niños viviendo en la pobreza en 2030 si se mantiene la tendencia actual.

Asimismo, ha solicitado más esfuerzos para proteger a los niños afectados por los conflictos en Siria y Sudán del Sur, al tiempo que ha denunciado que "prácticamente se ha convertido en una medalla de honor para las partes en conflicto bombardear, secuestrar y abusar sexualmente de niños".

"La nuestra es una generación que se ha quedado dormida al volante mientras todos los compromisos sobre Derechos Humanos (...) están siendo destruidos", ha remachado Watkins.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos