Salvador Sobral, todo corazón

El cantante Salvador Sobral interpreta 'Amar pelos dois' en la final de Eurovisión. /  G. GARANICH / REUTERS
El cantante Salvador Sobral interpreta 'Amar pelos dois' en la final de Eurovisión. / G. GARANICH / REUTERS

El cantante portugués, ganador de la última edición de Eurovisión, se retira de la música porque necesita un trasplante urgente

ÁLVARO SOTO

Hace apenas un año, Salvador Sobral era uno de esos artistas casi desconocidos que se buscan la vida actuando en garitos de mala muerte. Pero en mayo pasado todo se convirtió en un cuento de hadas para él. Tenía solo un disco en el mercado, 'Excuse me', lanzado en el verano de 2016, pero rompió todos los pronósticos, ganó el concurso musical más importante del mundo, Eurovisión, con la canción 'Amar pelos dois' ('Amar por los dos') y su existencia cambió para siempre.

Pero igual que en esos cuentos de hadas en los que siempre aparece una bruja malvada para romper el hechizo, la felicidad de Sobral no podía ser completa. El joven artista, de 27 años, tenía un secreto. Su corazón, el mismo que le inspiraba canciones que llegaron a miles de personas en todo el mundo, solo era capaz de funcionar gracias al desfibrilador que llevaba injertado en él.

Salvador Sobral ganó Eurovisión sabiendo que su vida era una carrera contra el reloj. Y el reloj, ahora, aprieta más que nunca, sobre todo después de un año lleno de compromisos y citas. En enero, un médico le dijo al cantante que si antes del final de 2017 no encontraba un corazón compatible para poder llevar a cabo el trasplante que necesitaba, su vida corría peligro. Quedan tres meses para que se cumpla el plazo que este doctor le dio y Sobral quiere ahora dedicarse completamente a cuidar de su salud. «Dejo mi cuerpo en manos de la ciencia», afirma el artista en un vídeo que ha colgado en Youtube.

«No es un secreto que mi salud es frágil. Tengo un problema y debo retirarme de los escenarios y de la música», dice Sobral, que ha suspendido tres conciertos, pero mantiene el de mañana, el último antes de su parón. Será en los Jardines del Casino de Estoril, con entrada gratuita, y se prevé que cientos de personas acudan a homenajear a un artista que se ha convertido en un ídolo en su país natal.

«Quiero agradecer vuestro apoyo. Me gustaría que se respetase mi privacidad. Todo irá bien, que nadie se preocupe. Seguramente, el problema quedará resuelto, pero no sé cuándo», dijo en su vídeo de despedida el artista.

La historia musical de Salvador Sobral comenzó en Palma de Mallorca, donde se fue a vivir con una beca Erasmus para estudiar Psicología Deportiva. Pero en la capital balear comenzó a frecuentar los bares con espectáculos en directo y en esos años, que también fueron de excesos y drogas, descubrió que su verdadera vocación era la música. Se apuntó al Taller de Músics barcelonés y participó en un 'reality show', pero su carrera no terminaba de despuntar hasta que a su hermana se le ocurrió una brillante idea: apuntarle a Eurovisión.

Y es que Salvador debe gran parte de su éxito a Luísa, que no solo lo sostuvo en los momentos de mayor dificultad, sino que le compuso 'Amar pelos dois', la canción que lo lanzó al estrellato.

Fotos

Vídeos