Conectados a una máquina para alimentarse

La Asociación NUPA crea un área de adultos con fallo intestinal

redacción madrid 20 May 2016

Noelia lleva 12 años sin ingerir ningún líquido ni comida por la boca. Ramón depende desde hace más de dos décadas de una máquina de nutrición parenteral para sobrevivir. A Rafa un accidente le dejó sin intestino y su vida cambió de un día para otro. María nació con un fallo intestinal, y pese a ello convierte cada día en una batalla ganada. Raquel y María fueron madres mientras estaban conectadas a una máquina para alimentarse. Estas son sólo algunas de las historias de Somos Adultos NUPA. 

Imagina que te acaban de diagnosticar un fallo intestinal permanente, que un día te dicen que tu aparato digestivo no funciona a causa de una patología o un accidente, y para sobrevivir necesitas depender de una máquina. Esta es la realidad que viven entre 200 y 300 personas en España. Una enfermedad de baja prevalencia que hasta ahora no contaba con asociación de pacientes ni hospital de referencia nacional.

El área de Somos Adultos Nupa arranca con la experiencia de una veintena de personas con una larga trayectoria en fallo intestinal, dispuestos a ayudar, orientar y guiar a todas aquellos compañeros de vida que sufran esta patología y se pongan en contacto con la asociación NUPA (www.somosnupa.org)

Es la primera asociación creada para personas con fallo intestinal o que han perdido el intestino

La cita, que ha tenido lugar en la sede de la Asociación en Madrid, ha acabado con objetivos marcados que potencian «el apoyo mutuo, la información compartida y la lucha por los intereses comunes de todas las personas con fallo intestinal permanente». Tras esta primera experiencia, los Adultos de NUPA seguirán en contacto a través de Internet y vía telefónica para planificar proyectos y actividades conjuntas. 

Los integrantes de Somos Adultos Nupa piden el apoyo de la sociedad para concienciar sobre esta enfermedad, absolutamente desconocida por la inmensa mayoría y animan a todos aquellos particulares, voluntarios o empresas solidarias a sumar esfuerzos para juntos compartir sonrisas y acceder a nuevos tratamientos y posibilidades. 

«Si explicamos a la gente la realidad que vivimos, si hacemos unión y fuerza para que la gente sepa lo que supone vivir con un catéter central, conectado a una máquina la mayor parte del día y tenemos la posibilidad de explicar nuestras dificultades…conseguiremos más cosas. Ojalá cuando a nosotros nos diagnosticaron la patología hubiéramos tenido una referencia a quien plantear nuestras dudas», han explicado los asistentes al I Encuentro Nacional de Somos Adultos Nupa.

Copyright © DIARIOSUR