Extra Oftalvist

Reducir el tiempo en la administración del tratamiento para la degeneración macular debe ser una prioridad

Reducir el tiempo en la administración del tratamiento para la degeneración macular debe ser una prioridad

En el ámbito de la oftalmología la detección precoz es cada vez más un reto que el especialista debe asumir para mejorar el pronóstico del paciente y la eficacia de la terapia. En esta línea, la visión es el sentido más valorado y necesario para el ser humano por lo que el cuidado de la salud visual debería ser una prioridad social y sanitaria. Concretamente en España la principal causa de ceguera en personas de más de 65 años es la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), una enfermedad que afecta a más de 25 millones de personas en el mundo y cada año se le añaden 500 mil afectados más. Sin embargo, aunque no se puede prevenir, con un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado podemos reducir drásticamente la progresión del riesgo de ceguera de esta enfermedad.

La DMAE o Degeneración macular asociada a la edad es una enfermedad neurodegenerativa y hereditaria que afecta a la zona central de la retina llamada mácula y existen dos tipos. La DMAE de tipo seca o atrófica en la que el paciente pierde visión de forma gradual y la DMAE húmeda o exudativa que se caracteriza por la pérdida repentina de la visión y a través de la cual se puede llegar a entrar en un rango de ceguera legal en menos de un año según explican los especialistas. “Actualmente podemos controlar y mejorar la visión de estos pacientes en la gran mayoría de casos de forma efectiva gracias a la administración de inyecciones intravítreas de medicamentos antiangiogénicos en la forma húmeda o exudativa. La probabilidad de evitar que se produzca una pérdida de visión secundaria se reduce en un 90% administrando correctamente este tratamiento y mejora cuanto más precoz es el diagnóstico. Es decir, la probabilidad de aumentar la visión hasta en un 15% es un de un 30% antes de un año”, explica la Dra. Eva Delgado de la Unidad de Retina de la clínica oftalmológica Oftalvist de Málaga ubicada en el Hospital El Ángel.

La Dra. Delgado explica que pese a estos resultados esperanzadores, contrastados con los últimos ensayos clínicos, en la práctica clínica habitual esto no sucede así. “El problema es que en España no existe un sistema de detección precoz, por lo que cuanto más tarde peor. Pero tampoco se está administrando este tratamiento de forma adecuada debido a una saturación masiva que hay hoy en día en los hospitales públicos. Por tanto, si se ha demostrado que se deben administrar 7 inyecciones en un paciente con degeneración macular neovascular húmeda dentro del primer año de tratamiento, en España no llegamos a administrar ni 4 inyecciones”, subraya.

En consecuencia, el seguimiento y tratamiento no son todo lo eficientes que podrían ser para los pacientes con DMAE. Además, apunta que “se trata de un tratamiento tremendamente seguro, la probabilidad de una infección asociada a este tratamiento es del 0,007% , es decir bajísima, pero hay que hacerlo de la forma correcta y cuanto más fácil sea para el paciente mejor. Por tanto, pese a ser un tratamiento pseudoquirúrgico ya que vamos a pinchar un ojo, lo ideal es hacerlo en un contexto aséptico pero no necesariamente estéril, así lo refrendan las guías de las asociaciones de retina-vitreo, para que sea lo más ágil posible. Es decir, reducir al máximo el tiempo en la administración de este tratamiento debe ser una prioridad en esta enfermedad”. En este contexto, el grupo oftalmológico Oftalvist, dirigido por el Dr. Pedro Tañá, ha apostado por dotar a sus más de 25 centros oftalmológicos en España con la más avanzada tecnología para el diagnóstico precoz de enfermedades de la mácula, y en consecuencia, la administración del tratamiento de forma más efectiva, sin listas de espera, así como un control y seguimiento personalizado a fin de evitar la pérdida de visión secundaria que puede llegar a producir la DMAE.

Para ello, el grupo Oftalvist, responsable del servicio médico-quirúrgico de El Ángel ha incorporado la Angio-OCT, un equipamiento tecnológico imprescindible en la consulta moderna y cuya principal ventaja es que "no requiere la inyección de un contraste endovenoso para tintar y visualizar la trama vascular, convirtiéndose por tanto en la opción menos molesta y nada invasiva para aquel paciente que padece de patología ocular asociada a la retina", apunta la Dra. Delgado.

La Angio-OCT combina la Tomografía de Coherencia Óptica (OCT) y la angiografía. A diferencia de la angiografía convencional realizada tras la dilatación de la pupila para evaluar enfermedades de la retina mediante inyección de colorante (fluoresceína),  y estudio de la luz con filtros especiales, que incluso en ocasiones puede provocar algún tipo de reacción, esta tecnología permite visualizar la anatomía de la circulación retiniana y coroidea de un modo no invasivo. 

Una técnica que permite adquirir imágenes en ambos ojos repetible cuantas veces considere el oftalmólogo, en pocos minutos y con una precisión y resolución excepcional desconocida hasta ahora.  "De esta forma recibimos no solo mayor sino también información más veraz sobre la enfermedad que se nos presenta para hacer un seguimiento adecuado, lo que se traduce en tratamientos mucho más efectivos. Un valor añadido de gran ayuda en una especialidad como la oftalmología donde la fiabilidad del detalle y precisión es fundamental para un buen diagnóstico y por tanto, para la detección precoz de este tipo de enfermedades neurodegenerativas como la DMAE " subraya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos