Cómo prevenir y aliviar picaduras en verano

Cómo prevenir y aliviar picaduras en verano

A la hora de elegir un producto repelente es importante comprobar su concentración de DEET para que sea eficaz

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

El temido mosquito tigre, avispas, abejas medusas... la lista puede ser larga si echamos la vista a la cantidad de ‘bichejos’ con los que convivimos en los meses de verano en los que pasamos más tiempo fuera de casa. Si es el mosquito tigre el que está haciendo estragos entre la población y llenando los centros de salud por casos de incidencia grave, hay otros muchos insectos sobre los que hay que andar ojo avizor. ¿Cómo evitar que una picadura nos fastidie las vacaciones o el paseo veraniego tras la jornada de trabajo? Los profesionales médicos apuntan a dos acciones a tener en cuenta: la prevención y la acción inmediata.

Prevención

En la primera de estas fases, la prevención, los médicos recomiendan el uso de productos repelentes, especialmente en las horas correspondientes a la tarde. Eso sí, deben aplicarse tanto sobre la piel como sobre la ropa. «Es importante tener en cuenta no olvidarnos de aplicar el repelente sobre la ropa, porque el mosquito tigre, por ejemplo, pica a través de ella», explica Adriana Beccalli, pediatra de la Unidad de Gestión Clínica del Centro de Salud de San Pedro Alcántara, en Marbella. La profesional incide en que durante estos meses de verano aproximadamente el 40% de las visitas recibidas en su consulta pediátrica son por casos de picaduras, especialmente por inflamación local importante o picaduras en ojos, cara y piernas.

A la hora de comprar uno de estos productos repelentes, la profesional aconseja que se adquieran en farmacias y que nos fijemos en que cuenten con una alta concentración de DEET (N,N-diethyl-toluamide). Se trata de un repelente contra insectos versátil y efectivo. «Existe una gran variedad de productos que se venden como repelentes pero sobre los que no tenemos una base científica sobre su eficacia», explica la doctora Beccalli, que se decanta, para los más pequeños, por los productos naturales con citronela, ya sea en rolones, parches e incluso en mosquiteras tanto para casa como para colocar en carritos de bebés y cunas.

Otra medida preventiva para aplicar en casa consiste en evitar la presencia de recipientes con restos de agua, que terminarán atrayendo a los voladores.

En el caso de abejas y avispas, la prevención se basa en aplicar el sentido común: no acercarse a lugares donde se concentren estos insectos, evitar andar descalzos por césped u otras superficies donde suela haberlos, no hacer movimientos bruscos en su presencia y evitar el uso de ropas brillantes y colores llamativos. Y ojo a las colonias intensas, que pueden atraer a las avispas y abejas.

Acción

En el caso en el que ya hayamos sido picados por mosquitos, abejas o avispas, el primer paso debe ser el lavado de la picadura con agua y jabón y, si no es muy importante, usar productos tipo Talquistina. En el caso en el que veamos que la reacción es importante, principalmente por la hinchazón, se recomienda la aplicación de frío local, «siempre evitando el contacto directo del hielo con la piel, mejor si envolvemos el hielo en un paño», apunta la doctora. Utilizar crema con corticoides y tomar antiistamínicos ayuda igualmente a aliviar el picor y el dolor. Si la picadura es por abejas, es importante además retirar el aguijón y aplicar igualmente frío. La pediatra Adriana Beccalli advierte además de la conveniencia de acudir a urgencias en el caso de que la inflamación por picadura de insecto sea importante en ojo, cara y cuello, especialmente si se trata de un niño.

Medusas

La primera regla para enfrentarnos a una picadura de medusa, aconseja de doctora, debe ser evitar frotarse la zona. Ante este tipo de herida se recomienda lavar la zona con agua salada o suero fisiológico y retirar restos de tentáculos si los hubiera. El frío es igualmente recomendado y necesario, asegura, aunque en estos casos se aplicará durante un tiempo más prolongado que en el caso de las picaduras de mosquitos o abejas, entre 15 y 30 minutos. Las cremas con corticoides y los antiistamínicos ayudarán además a aliviar el dolor y escozor.

Si bien el mayor número de casos que llegan hasta la Atención Primaria son por picaduras de mosquitos que se han inflamado demasiado o que persisten, la doctora Beccalli apunta a que en los últimos años se está viendo una mayor incidencia con casos más importantes. ¿La razón?: «habría que analizarla desde el punto de vista epidemiológico», asegura. «Nosotros lo que vemos son casos en los que hay pieles más sensibles a la picadura y eso tiene mucho que ver con el aroma del sudor. Hay tipos de pieles que reaccionan de forma diferente, algunas de ellas provocando una importante inflamación». La profesional cita el caso, registrado en su centro de salud, de dos menores que han tenido que llegar a ser ingresados en el hospital por picaduras con reacción grave y que han requerido antibiótico, «de ahí que sea importante vigilar las picaduras en los más pequeños».

Viajes al extranjero

Es otro de los momentos en los que hay que informarse para conocer los riesgos y efectos de picaduras de insectos. «En estos casos es importante viajar siempre con un producto repelente, vacunados si es preciso y, sobre todo, bien informados y asesorados», explica la pediatra. En estos casos, algunas páginas web pueden ser de gran utilidad al viajero, como la del Ministerio de Sanidad Exterior o en la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria Al cuidado de la Infancia y la Adolescencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos