Una terapia por ordenador es más efectiva para la depresión que la consulta médica

Un ensayo clínico demuestra que pacientes que recibieron ayuda psicológica por Internet tuvieron mejor resultado que los tratados por su médico de familia

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La psicoterapia ofrecida a través de un programa de ordenador por Internet llamado ‘Sonreír es divertido’ ha demostrado una mayor eficacia para combatir casos de depresión leve y moderada que el tratamiento convencional con las recomendaciones dadas por los médicos de familia de los centros de atención primaria. Esa es la conclusión principal extraída de un ensayo clínico en el que participaron 300 pacientes de centros de salud de cuatro provincias: Málaga, Zaragoza, Palma de Mallorca y Valencia. Este estudio, financiado por el Instituto de Salud Carlos III, fue liderado en Andalucía por profesionales de la unidad de gestión clínica de salud mental del Hospital Regional Carlos Haya. En el ensayo se contó con un centenar de pacientes de varios centros de salud de Málaga, manifestó ayer a este periódico el psiquiatra de Carlos Haya, Fermín Mayoral, responsable del proyecto en Andalucía.

El estudio comparó los datos aportados en tres situaciones diferentes. Así, se crearon tres grupos de pacientes. En el primero, se incluyeron personas depresivas que recibieron la atención psicoterapia ‘on line’ mediante un ordenador. En el segundo grupo la atención fue igual que en la de primero y, además, se dio la posibilidad de la ayuda de un psicoterapeuta ‘on line’. El tercer grupo recibió el tratamiento habitual, basado en las recomendaciones y las guías prácticas marcadas por los médicos de atención primaria.

Los pacientes de los tres grupos siguieron las pautas fijadas, bien ‘on line’, bien por su médico, durante nueve semanas y se les hizo tres evaluaciones de seguimiento: a los tres meses de haber comenzado la terapia, a los seis meses y al año. Los resultados reflejaron la superioridad y mayor efectividad de la psicoterapia ‘on line’ frente al tratamiento habitual. Cada una de las personas incluidas en los dos grupos que siguieron las recomendaciones señaladas por Internet tuvo un gasto en medicamentos antidepresivos de casi 500 euros menos que las incardinadas en el grupo del tratamiento convencional. Asimismo, necesitaron menos derivaciones a las consultas especializadas de salud mental.

El programa ‘Sonreír es divertido’ ofrece a los enfermos estrategias para superar su estado depresivo

El psiquiatra Fermín Mayoral explicó que ‘Sonreír es divertido’ es un programa orientado a la regulación emocional y a afrontar el estrés. Está basado en la utilización de las nuevas tecnologías. El programa está preparado para que lo pueda aplicar cada paciente, paso a paso y al ritmo que se marque, desde casa o desde cualquier lugar con acceso a la Red. ‘Sonreír es divertido’ incluye técnicas que han demostrado eficacia y que se ajustan a las recomendaciones de las guías sobre buenas prácticas clínicas de las asociaciones internacionales de psicología.

Este programa ‘on line’, en su fase inicial, favorece al paciente identificar que padece una depresión leve o moderada. Seguidamente, mediante cinco viñetas, se asocia su situación con un problema emocional. A través de una serie de módulos, el enfermo recibe psicoterapia y ayuda que le sirven para salir de la depresión. De ese modo, se le proponen hábitos de vida saludables y que convierta en positivos pensamientos que no lo son, así como lleve a cabo cosas que le gratifiquen.

Este programa multimedia de autoayuda aborda los problemas emocionales usando Internet como canal para la terapia. El objetivo es combinar los procedimientos psicológicos más efectivos para combatir el estrés con estrategias de control emocional, capacidad de afrontamiento y de adaptación. ‘Sonreír es divertido’ permite aprender y practicar mecanismos adaptativos para hacer frente a la depresión y a problemas cotidianos.

Hasta el 15% de la población sufre trastornos depresivos

Entre el 8 y el 15 por ciento de la población mundial sufre trastornos depresivos. La depresión es la segunda causa global de discapacidad y en el año 2030 se estima que ocupará el primer lugar. Eso hace que este padecimiento represente un reto importante para la salud pública tanto por su alta prevalencia como por el impacto que tiene en la vida laboral, social y familiar.

En estos momentos, la depresión se considera una patología potencial y frecuentemente crónica, con una alta tendencia a la recurrencia. Los datos señalan que cada episodio depresivo incrementa la probabilidad de una recaída posterior. Así un 60%, aproximadamente, de los pacientes que han sufrido un episodio depresivo presentan al menos una recaída a lo largo de su vida.

El diagnóstico correcto y el tratamiento temprano son las mejores armas para enfrentarse con éxito a la depresión, un trastorno que en la mayoría de los casos es identificado en los centros de atención primaria y tratado por los médicos de familia.

Fotos

Vídeos