Los ratones que carecen de olfato permanecen delgados

Los ratones sin olfato permanecen delgados./
Los ratones sin olfato permanecen delgados.

Según un estudio de la Universidad de California en Berkeley, la pérdida de peso que fue casi totalmente de grasa

EUROPA PRESSMadrid

Varios ratones diseñados para carecer de sentido del olfato pierden peso siguiendo una dieta alta en grasa, según ha constatado un artículo publicado este miércoles en la revista Cell Metabolism tras una investigación realizada por la Universidad de California en Berkeley (Estados Unidos).

Los roedores comieron tanto como sus homólogos con los sentidos inalterados, pero perdieron un promedio de alrededor del 16% de su peso corporal, con una pérdida de peso que fue casi totalmente de grasa. Además, los animales con mejor sentido del olfato ganan más peso que los que tienen habilidades olfativas típicas a pesar de llevar dietas similares.

"Es uno de los descubrimientos más interesantes que salen de mi laboratorio", dice el investigador principal, Andrew Dillin, profesor de Biología Molecular y Celular. Dillin y su equipo inicialmente sospechaban que los ratones sin la capacidad de oler comían menos, pero cuando midieron la ingesta de alimentos, los roedores comieron tanto como el grupo de control.

Además, los investigadores descartaron las diferencias en la absorción y excreción de nutrientes. "El aumento de peso no es puramente una medida de las calorías ingeridas. Es también una relación de cómo se perciben esas calorías", dice Dillin, quien esperaba que la pérdida de olfato tuviera algún efecto en la alimentación. Los sentidos del olfato y del gusto aumentan en anticipación a una comida y tras la ingesta de comida, los sentidos se reducen drásticamente. "Existe una relación conocida entre la ingesta de alimentos y el sentido del olfato", afirma.

Reducción de un tercio

Pero el cambio en el peso después de la pérdida de olfato era visible. Por ejemplo, dos ratones alimentados con la misma dieta alta en grasa se convirtieron en obesos. Después de que el equipo de Dillin eliminó el sentido del olfato en uno de esos ratones, su peso bajó aproximadamente un tercio, hasta 33 gramos. El otro ratón mantuvo un peso de 49 gramos. "Nunca esperé que apagar el olfato tuviera efectos dramáticos de pérdida de peso", dice Dillin.

Como el cambio de peso fue tan importante, Dillin y sus colegas crearon un segundo modelo de ratón sin sentido del olfato. El primer modelo de ratón fue diseñado para perder sus neuronas sensoriales olfativas, las células que detectan los olores y transmitir la información en el cerebro, cuando se administra un determinado medicamento. Dillin temía que el proceso matara más que las neuronas sensoriales olfativas.

En el segundo modelo de ratón, su equipo extrajo neuronas sensoriales olfativas utilizando un virus inhalado, produciendo una pérdida similar de neuronas sensoriales olfativas con una menor probabilidad de afectar a células fuera del sistema olfativo. Los resultados siguieron siendo esencialmente los mismos, con una pérdida de peso ligeramente menor en el segundo modelo de ratón.

Dado que la mayor parte del peso perdido era grasa, el equipo de Dillin se centró en analizar los cambios en los depósitos de grasa en los animales y encontró que los depósitos de grasa marrón estaban quemándose activamente. Además, la otra forma del cuerpo de grasa, la grasa blanca, se estaba transformando en grasa marrón y quemándose. "Los ratones sin sentido del olfato se habían convertido en un programa para quemar grasa", afirma Dillin.

El equipo también encontró altos niveles de adrenalina en la sangre de estos animales. El equipo remontó esta señal al sistema nervioso simpático, que en circunstancias normales gobierna la respuesta de lucha o huida, así como las respuestas a los extremos, como el frío. Bajo estas condiciones estresantes, el cuerpo se energiza a sí mismo al activar una liberación de catecolaminas, o adrenalina, "que se conoce por activar este programa de quema de grasa marrón", dice Dillin.

El equipo aún no ha determinado el vínculo entre las neuronas sensoriales olfativas y el sistema nervioso simpático, pero cree que la señalización fluye a través del hipotálamo. La primera autora Celine Riera, investigadora postdoctoral en el laboratorio de Dillin, planea descubrir esta vía de señalización neural en su investigación futura. Se desconoce si los seres humanos reaccionan de manera similar a la pérdida de olfato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos