Identifican un gen fuera del cerebro que controla el insomnio

Detectaron un aumento en los niveles del Bmal1 en el músculo esquelético de ratones.
Detectaron un aumento en los niveles del Bmal1 en el músculo esquelético de ratones.

Investigadores de UCLA detectaron un aumento en los niveles del gen Bmal1, que regula patrones de sueño, en el músculo esquelético de ratones que padecían insomnio

EUROPA PRESSMadrid

Investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (Estados Unidos) han identificado por primera vez la presencia de un gen fuera del cerebro capaz de controlar el insomnio, uno de los trastornos del sueño más comunes entre la población.

En concreto, han detectado un aumento en los niveles del gen Bmal1, el cual regula los patrones de sueño, en el músculo esquelético de ratones que padecían insomnio. "Cuando vimos por primera vez la importancia del músculo, nos sorprendió. Al principio no lo creíamos, así que repetimos el experimento varias veces, y finalmente nos dimos cuenta de que no es un error, es real", ha comentado el autor principal, Ketema Paul.

Por tanto, este estudio, publicado en la revista eLife, es la primera evidencia de que un reloj biológico en el músculo puede comunicarse con el cerebro. En este sentido, los investigadores desactivaron este gen tanto en el cuerpo como en el cerebro a través de una técnica de genética molecular, lo que hizo que los ratones mejoraran su capacidad de sueño.

"Cuando aumentamos el Bmal1 en el músculo esquelético, los ratones fueron capaces de tolerar más pérdida de sueño, lo que sugiere que el músculo esquelético está comunicándose directamente con el cerebro", ha añadido el investigador.

Por otra parte, durante el trabajo los investigadores mantuvieron a los ratones despiertos durante casi 24 horas consecutivas. Los investigadores midieron la actividad cerebral de los ratones con un electroencefalograma y encontraron que la actividad cerebral de los ratones que tenían Bmal1 en el músculo esquelético eran mucho menos somnolientos que los ratones que no tenían Bmal1 fuera del cerebro.

Asimismo, los investigadores eliminaron Bmal1 en el músculo esquelético mediante la excisión molecular del gen del genoma del ratón, y encontraron que los ratones mejoraban su capacidad para dormirse.

Fotos

Vídeos