La grasa de la dieta y cambios en su metabolismo pueden promover la metástasis del cáncer de próstata

La grasa de la dieta y cambios en su metabolismo pueden promover la metástasis del cáncer de próstata
AP

Las tasas de muertes por cáncer de cáncer metastásico son mucho más altas en Estados Unidos que en las naciones donde son más comunes las dietas bajas en grasas

EUROPA PRESSMadrid

Los tumores de próstata tienden a ser lo que los científicos llaman "indolentes", tan de crecimiento lento y autosuficientes que muchos hombres afectados mueren con cáncer de próstata, no de él. Pero para el porcentaje de hombres cuyos tumores de próstata metastatizan, la enfermedad es invariablemente fatal.

En un conjunto de artículos presentados este lunes en las revistas 'Nature Genetics' y 'Nature Communications', investigadores del Centro de Cáncer del Centro Médico Beth Israel Deaconess (BIDMC, por sus siglas en inglés), en Boston, Estados Unidos, arrojan nueva información sobre los mecanismos genéticos que promueven la metástasis en el modelo murino de la enfermedad y también implican a la típica dieta occidental alta en grasas como un factor ambiental clave que impulsa la metástasis.

"Aunque se ha postulado ampliamente que una dieta occidental puede promover la progresión del cáncer de próstata, falta evidencia directa que respalde una fuerte vinculación entre lípidos dietéticos y cáncer de próstata", señala el primer autor del trabajo, Ming Chen, investigador en el laboratorio de Pier Paolo Pandolfi, director del Centro de Cáncer y Centro de Investigación sobre el Cáncer en BIDMC.

Los datos epidemiológicos relacionan las grasas dietéticas (y la obesidad) con muchos tipos de cáncer y las tasas de muertes por cáncer de cáncer metastásico, incluido el cáncer de próstata, son mucho más altas en Estados Unidos que en las naciones donde son más comunes las dietas bajas en grasas. Aunque el cáncer de próstata afecta aproximadamente al diez por ciento de los hombres en las naciones asiáticas, ese índice sube a cerca del 40 por ciento cuando inmigran a Estados Unidos, lo que refleja las tasas entre la población nacida en Estados Unidos. Eso apunta a un culpable ambiental que puede funcionar en concierto con factores genéticos para llevar a esta enfermedad agresiva y fatal.

"La progresión del cáncer a la etapa metastásica representa un evento fundamental que influye en los resultados del paciente y las opciones terapéuticas disponibles para los pacientes -señala el autor principal Pandolfi-. Nuestros datos proporcionan una sólida base genética para los mecanismos subyacentes a la progresión metastásica y también demostramos cómo los factores ambientales pueden impulsar estos mecanismos para promover la progresión del cáncer metastásico primario al avanzado".

Se sabe que el gen supresor de tumores PTEN juega un papel importante en el cáncer de próstata; su pérdida parcial ocurre en hasta 70 por ciento de los tumores de próstata primarios. Su pérdida completa está relacionada con la enfermedad prostática metastásica, pero los estudios en animales sugieren que la pérdida de PTEN solo no es suficiente para desencadenar la progresión. Pandolfi y sus colegas trataron de identificar un gen o una vía supresora de tumores adicional que pueda funcionar en concierto con PTEN para llevar a la metástasis.

Grasa en las células

Al analizar los datos genómicos recientes, Pandolfi y sus colegas notaron que otro gen supresor tumoral, llamado PML, tendía a estar presente en los tumores de próstata localizados (no metastásicos), pero estaba ausente en alrededor de un tercio de los tumores de próstata metastásicos. Además, alrededor del 20 por ciento de los tumores de próstata metastásicos carecen tanto de PML como de PTEN.

Cuando compararon los dos tipos de tumor, los que carecían solo del gen PTEN frente a los tumores metastásicos que no tenían ambos genes, los investigadores descubrieron que los tumores metastásicos producían grandes cantidades de lípidos o grasas. En los tumores con ausencia de los genes supresores de tumores PTEN y PML, la maquinaria de producción de grasa de las células se estaba volviendo loca.

"Fue como si hubiéramos encontrado el interruptor lipogénico o de producción de grasa de los tumores -afirma Pandolfi-. La implicación es que, si hay un cambio, tal vez haya un medicamento con el que podamos bloquear este cambio y tal vez podamos prevenir la metástasis o, incluso, curar el cáncer de próstata metastásico".

Tal fármaco ya existe. Descubierta en 2009, actualmente se está investigando una molécula llamada "fatostatina" para el tratamiento de la obesidad. Pandolfi y sus colegas probaron la molécula en ratones de laboratorio. "El medicamento para la obesidad bloqueó la lipogénesis fantásticamente y los tumores retrocedieron y no hicieron metástasis", destaca.

Además de abrir la puerta a nuevos tratamientos para el cáncer de próstata metastásico, estos hallazgos también ayudaron a resolver un rompecabezas científico de larga duración: durante años, los investigadores tuvieron dificultades para modelar el cáncer de próstata metastásico en ratones, por lo que es difícil estudiar la enfermedad en el laboratorio. Algunos especularon que los roedores simplemente no eran un buen modelo para esta enfermedad en particular; pero el descubrimiento de la producción de lípidos planteó una pregunta en la mente de Pandolfi.

"Me pregunté: '¿qué comen nuestros ratones?'", relata Pandolfi. Resultó que los ratones tomaron una comida a base de vegetales, esencialmente una dieta vegana baja en grasa que se parecía poco a la del hombre estadounidense promedio. Cuando Pandolfi y sus colegas aumentaron los niveles de grasas saturadas, del tipo que se encuentra en las hamburguesas y patatas fritas de la comida rápida en la dieta de los animales, los ratones desarrollaron tumores metastásicos agresivos.

Los resultados podrían llevar a modelos de ratón más precisos y predictivos del cáncer de próstata metastásico, lo que a su vez podría acelerar el descubrimiento de mejores terapias para la enfermedad. Además, los médicos pronto podrían evaluar a sus pacientes con cáncer de próstata en etapa inicial para determinar aquellos cuyos tumores carecen de genes supresores de tumores PTEN y PML, lo que los pone en mayor riesgo de progresar a enfermedad metastásica.

A estos pacientes se les puede ayudar matando de hambre a estos tumores de grasa con el medicamento bloqueador de grasa o mediante la dieta. "Los datos son tremendamente procesables, y seguramente te convencerán de que cambies tu estilo de vida", concluye Pandolfi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos