Los secretos genéticos del lupus y la artritis

El doctor Fernández, en su despacho.
El doctor Fernández, en su despacho. / J.J.B.
  • Antonio Fernández Nebro, reumatólogo, capitanea un equipo que halla nuevas claves para el tratamiento de enfermedades autoinmunes

Más de 3.000 pacientes de artritis reumatoide, unos mil de lupus y otras decenas de miles de distintas enfermedades inflamatorias autoinmunes. Son las cifras de los casos que se han analizado a través del proyecto IMID-Kit, que impulsa el Ministerio de Ciencia e Innovación y la UE para hallar las claves genéticas que permitan el desarrollo de nuevas terapias y tratamientos contra estas patologías. Desde el Hospital Civil de Málaga, el reumatólogo AntonioFernández Nebro y su equipo colaboran activamente en esta línea de investigación, que ha dado como resultado el descubrimiento de nuevos genes que no se conocían y podrían revolucionar en el futuro la lucha contra estas enfermedades.

«Son hallazgos que pueden dar lugar a nuevas dianas terapéuticas.Algunos se han publicado y otros están por publicar, pero estarán ahí para el interés de la comunidad científica. Esperemos que tengan éxito para el bien de los pacientes», resume el responsable de la unidad de gestión clínica de reumatología de Málaga.

Licenciado en medicina en el 84, este malagueño de 54 años terminó la especialidad en 1990 y actualmente compagina la investigación con el trabajo clínico y sus clases en la Universidad de Málaga. Desde 1994 era profesor asociado y hace dos años se convirtió en profesor titular de la Facultad de Medicina, donde enseña los secretos de la reumatología y las denominadas enfermedades inflamatorias mediadas por mecanismos inmunes.

Entre ellas están el lupus y la artritis reumatoide.En el primer caso, el grupo que dirige Fernández Nebro coordina el trabajo dentro del mencionado proyecto IMID-Kit, en el que colaboran investigadores de otros centros españoles y especialistas de Estados Unidos. En lo que se refiere a la artritis, su papel es más secundario, aunque están muy encima de todo el proyecto. Junto al hospital Vall d’Hebron de Barcelona y un reputado genetista de Alabama, han logrado un completo análisis genómico de estas enfermedades con el que se ha dado un paso de gigante tras años de investigación.

Fernández Nebro destaca la importancia de estos hallazgos, ya que, aunque son sobre todo las causas ambientales las que están detrás de los orígenes de estas enfermedades, el componente genético puede variar entre el 10% y el 30%.

Resistencia a la insulina

Más allá de esta iniciativa, su unidad de gestión clínica desarrolla desde Málaga otro proyecto «más modesto», y que tiene que ver con indagar en los mecanismos que producen un mayor riesgo cardiovascular en los pacientes de lupus y artritis reumatoide. En este sentido, junto a su equipo de nueve médicos e investigadores han descubierto que el grado de resistencia a la insulina por parte de estos enfermos se va desarrollando con el tiempo, y no en el origen de los síntomas. «Eso es conceptualmente importante, porque nos está diciendo que puede tener que ver con los tratamientos que se están aplicando y que, a lo mejor, no están bien controlados», señala el reumatólogo.

Este trabajo va en la línea de buscar la «medicina personalizada», para aplicar el fármaco o la terapia idónea a una u otra persona, ya que habitualmente los efectos son diferentes. «Lo que hemos descubierto sugiere que los episodios cardiovasculares podrían evitarse con un tratamiento más riguroso de la enfermedad», concluye Antonio Fernández.