Falsos mitos sobre las picaduras de medusa. ¿Qué debes hacer?

Socorristas atienden una picadura de medusa
Socorristas atienden una picadura de medusa / J. I. UNANUE

El desconocimiento y las creencias erróneas pueden agravar las heridas que provoca la picadura de estos organimos flotantes en el agua del mar

SURMálaga

Llega el verano, la playita... y también, en ocasiones, indeseables compañeros acuáticos como las medusas. Estos organismos que viven suspendidos en el agua no atacan, sino que pican cuando se contacta con sus tentáculos de forma accidental. Por ello, una de las primeras recomendaciones es que hay que salir de forma lenta del mar, sin movimientos bruscos, para evitar atraer los tentáculos.

Los síntomas más comunes de una picadura son un dolor y picor inmediato, ardor, inflamación, enrojecimiento e incluso sangrado. Quizá el primer impulso sea aliviarnos esa molestias con agua dulce. ¡Error! Siempre hay que hacerlo con agua salada, ya que la dulce podría romper las células urticantes.

¿Qué no debes hacer si te pica una medusa?

- Nunca hay que rascarse, ni frotarse la piel con arena o toallas, ya que lo único que provocaríamos sería extender el tóxico por el resto del cuerpo.

- Tampoco hay que recurrir a remedios caseros como la orina, el vinagre o el amoniaco ya que podrían irritar aún más la herida.

- Nunca hay que usar cremas con antihistamínico, ya que esto puede aumentar la hinchazón.

¿Qué debes hacer si te pica una medusa?

-Lavar la zona afectada con suero o en su defecto con agua salada.

-Una vez limpia la herida, hay que poner frío sobre la herida, en forma de compresas frías o cubitos de hielo envueltos en un paño

-Aplicar una pomada con cortisona y tapar la herida con una gasa para evitar que se infecte.

Te interesa

Fotos

Vídeos