Publirreportaje

La estimulación, clave en la calidad de vida de pacientes con Alzheimer

El Centro Residencial Almudena, especializado en personas que sufren Enfermedad de Alzheimer y otras demencias (vascular, mixta, Cuerpos de Lewy) ofrece una rehabilitación integral a sus pacientes a través de numerosos talleres y actividades
SUR

Dice el periodista Pedro Simón en su libro Memorias del Alzheimer que «hay enfermos incurables, pero ninguno incuidable». Y es que la demencia borra la memoria, no los sentimientos. Por eso es fundamental para la persona que sufre la enfermedad recibir un trato especializado, amable y cercano, que refuerce sus capacidades cognitivas y su autoestima.

Esto es algo que saben bien en el Centro Residencial Almudena, un centro pionero en el tratamiento de Alzheimer y demencias que destaca por su personal cualificado y la cuidada atención a sus pacientes.

Olga Ocejo, neuropsicóloga, y Carmen Zafra, pedagoga terapéutica, forman parte del equipo de profesionales que atienden cada día a estas personas, que suelen llegar en una fase avanzada de la enfermedad.

Carmen Zafra, pedagoga terapéutica, y Olga Ocejo, neuropsicóloga de Centro Residencial Almudena / C.A.S.

Entre las principales características del centro destaca su programa de actividades diario, elaborado siguiendo unos patrones de repetición que tienen como finalidad facilitar la orientación personal, temporal y espacial de los enfermos, preservar sus capacidades funcionales y facilitar su autonomía e independencia para las ABVD en la medida de lo posible.

También disponen de numerosos talleres con los que se ejercita a los mayores, como el de estimulación cognitiva, reminiscencia, de psicomotricidad, de memoria, de cine, musicoterapia e incluso un taller de bingo con regalos que imparten los voluntarios de la Cruz Roja.

«Trabajamos con ellos a través de diferentes talleres, tanto de entrenamiento cognitivo, para estimular capacidades como el lenguaje, la atención o la memoria, como de actividades básicas de la vida diaria para que mantengan su autonomía», explica Ocejo.

A la hora de realizar estos talleres, los residentes se distribuyen en grupos según el estadio de la enfermedad, de manera que puedan trabajar de una manera cómoda y efectiva. «Son actividades muy importantes para tratar las emociones. Al estar activos se sienten útiles, participan e interaccionan con los demás», apunta Zafra.

Taller de manualidades / C.R.A.

Junto al equipo profesional, todo el personal sanitario trabaja para facilitar el día a día de los residentes. Como afirma la neuropsicóloga: «Tratamos de darles órdenes cortas y muy claras y recordarles las cosas con nuestro propio ejemplo. Responden mucho mejor copiando las acciones».

«Una de las cuestiones más importantes es que se sientan ubicados, porque eso repercute en su seguridad y estado de ánimo. Por eso también reforzamos mucho su orientación. Todo el centro está lleno de pistas que les ayudan a situarse en el espacio y el tiempo. Relojes, periódicos, pizarras…», incluye Zafra.

Aunque no hay cura para estas enfermedades, la estimulación y el trato especializado les ayudan a combatir la dolencia. «No restauramos las capacidades porque es imposible dado el carácter progresivo de deterioro que supone la demencia, pero trabajamos para compensar déficits y tratamos de mantener sus habilidades el mayor tiempo posible», subraya Ocejo.

Dentro de la atención integral que prestan a los pacientes destaca la preocupación por su bienestar personal y emocional. Por eso cada viernes acude al centro una peluquera para peinarlos. Un mimo gracias al cual «se cuidan, se ven bien y se sienten mucho mejor», afirman las profesionales.

Los residentes participando en el Taller de Terapia asistida con animales / C.R.A.

Los domingos ven la misa en la televisión y los creyentes reciben la comunión gracias a Voluntarias de Cruz Roja que colaboran con el Centro desde hace 20 años. Además una vez en semana van de paseo y una vez cada dos meses cuentan con la actuación del grupo de baile flamenco 'La Biznaga'.

También realizan numerosas manualidades y decoran el centro según el momento del año y las fiestas más próximas, para ayudarles a situarse. «En Navidad preparamos los regalos para sus familiares y viene un fotógrafo a preparar el Christmas. También celebramos la Semana Santa o la feria».

Asimismo, el centro ha incorporado recientemente a su amplio abanico de propuestas un taller de terapia asistida con animales con la labradora Lima como protagonista. «Ha sido un éxito. Todos querían tocarla, darle de comer y jugar. Muchas de estas personas han tenido mascotas, y volver a estar en contacto con ellas les estimula y satisface», asegura la terapeuta.

Más que un centro, un hogar

El Centro Residencial Almudena cuenta solo con 43 plazas, por lo que el trato con los pacientes es muy cercano y personal. «Más allá de la relación profesional, forman parte de tu vida y de tu familia. Los vemos todos los días durante años, se establece un vínculo personal muy fuerte tanto con ellos como con sus familiares. Eso es fundamental porque van perdiendo las referencias. Este es su hogar», apunta Olga Ocejo, que lleva más de diez años en el centro.

Cada día se realizan informes detallados de los pacientes para que todo el personal esté al tanto de todas las incidencias y adopte medidas adecuadas a sus necesidades. Esto también ayuda a que los familiares estén informados del día a día de sus seres queridos con independencia del momento en el que llamen o el profesional que los atienda. «Además nos ayuda a establecer estrategias conductuales diarias adaptadas a cada persona. Estudiando su conducta identificamos los antecedentes y nos anticipamos », comentan las profesionales. También cuentan con programas de apoyo y psicoeducación a los familiares.

«Se trata de no tratarlos como enfermos, sino normalizar su vida y generalizar los logros de las terapias individuales a las actividades diarias para que se sientan bien. Eso repercute en su mejoría general».

Más información en:

Centro Residencial Almudena

Calle Galicia, 3-5, 29738 Rincón de la Victoria, Málaga

Teléfonos: 952 40 39 69 - 651 80 39 46

www.centroresidencialalmudena.com

Fotos

Vídeos