Diez alimentos que te puedes comer caducados

Diez alimentos que te puedes comer caducados

Algunos productos resisten el embiste del calendario sin que ello represente peligro para el consumidor. "Mientras no estén abiertos, puedes tomarlo después de su fecha", recuerda la OCU

Almudena Nogués
ALMUDENA NOGUÉSMálaga

¿Se puede comer un alimento cuando ha vencido su fecha de caducidad? La respuesta, como diría la mítica canción de Jarabe de Palo, es 'Depende'. En caso de que estemos hablando de fecha de caducidad podemos poner en riesgo nuestra salud. Si se trata de una mera fecha de consumo preferente dicho peligro se diluye. Hecha dicha diferenciación -crucial en Consumo-, la organización de usuarios OCU ha elaborado un listado con 10 alimentos que, según los expertos de dicha asociación, se pueden ingerir días o incluso semanas después de tal fecha "mientras no estén abiertos ni presenten signos de estar deteriorados", advierten. "Eso sí, puede que tengan peor sabor o textura", aclaran.

Dichos productos que podemos evitar tirar a la basura a la primera de cambio son los siguientes:

- Yogures

- Pan de molde

- Patatas fritas y frutos secos

- Bollos y galletas

- Refrescos y alcohol

- Pastas, arroces y legumbres

- Mermelada y mantequilla

- Embutidos y quesos curados

- Sopas y salsas de sobre

- Envases de tomate

- Alimentos calificados como 'no perecederos'

Asimismo, hay alimentos que no llevan ni fecha de caducidad ni de consumo preferente. Es el caso de las bebidas alcohólicas con una graduación superior a un 10% del volumen; frutas y hortalizas fresca; pan y bollería de consumo en 24 horas, vinagre, sal, azúcar o chicles, entre otros. Eso no quita que el avance del calendario acabe afectándoles. "Hay vinos que lejos de mejorar se estropean con el tiempo y aunque no suponga un riesgo para la salud merma mucho la calidad del producto", destaca la asociación de consumidores.

"Para las frutas y verduras, el paladar es el mejor termómetro. El aspecto, el sabor, la textura y el olor del alimento permiten saber en qué estado se encuentran. Se pueden comer si no están exageradamente pochas o deterioradas. Es importante retirar las zonas podridas o enmohecidas, quitando un buen trozo a su alrededor, al menos un centímetro o incluso algo más", matizan.

Carne y pescado

Con lo que sí conviene tomar todas las precauciones es con la carne y el pescado, "que se ponen malos rápidamente". "Pasada la fecha de caducidad hay que abstenerse de comer carnes, pescado o queso fresco. El riesgo puede presentarse incluso antes de esa fecha si los alimentos no se han conservado a temperaturas adecuadas. Existe la posibilidad de que sean portadores de microbios y algunos de ellos, al proliferar, desencadenen intoxicaciones y enfermedades", concluyen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos