El aumento de la intolerancia alimentaria se relaciona con el consumo de aditivos

Los productos aptos para celíacos ganan terreno en las estanterías. /SUR
Los productos aptos para celíacos ganan terreno en las estanterías. / SUR

Esas sustancias modifican la flora del intestino grueso de las personas, lo que provoca un desajuste

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Las intolerancias alimentarias son cada vez más frecuentes en la población. Dos son los motivos principales de ese hecho. Por un lado, está el incremento del consumo de productos procesados que contienen aditivos como nitratos, fosfatos y carragenanos, explicó a este periódico Blas López Rueda, médico que hoy pronunciará la charla 'Relación entre la intolerancia a la fructosa, la celiaquía y el sibo', en un acto que se celebrará en el Hospital CHIP, a partir de las 11.30 horas. El doctor López Rueda dijo que los aditivos modifican la flora del intestino grueso. Ese hecho provoca una serie de trastornos en la persona que lo sufre al empezar las bacterias intestinales a no tolerarse entre sí .

Por otro lado, el aumento de las intolerancias alimentarias tiene que ver con que los médicos las diagnostican mejor, lo que hace que afloren más este tipo de anomalías. Así, es bastante frecuente la intolerancia a la fructosa que, según precisó López Rueda, no es una enfermedad, sino un síntoma o un trastorno que revela que algo va mal en el intestino delgado, que es donde se lleva a cabo el proceso de digestión y absorción de los alimentos, y que suele afectar a las personas tras comer frutas, verduras, hortalizas, cereales, frutos secos o semillas. «Cuando toman esos alimentos, los pacientes se sienten muy mal. Es importante que los especialistas hagan un diagnóstico precoz y certero», señaló el doctor López Rueda.

A ese respecto, aseguró que a partir de la intolerancia a la fructosa se llega a una serie de enfermedades que pueden ser la causa de ese trastorno. Blas López Rueda significó que al menos el uno por ciento de la población sufre intolerancia alimentaria, un padecimiento que, si no se trata de forma correcta, puede provocar enfermedades alérgicas o del sistema inmunológico. En ese proceso tiene mucho que ver la microbiota (microorganismos vivos que alberga el tubo digestivo humano). Cuando la microbiota se altera se produce un desequilibrio de las bacterias.

El doctor López Rueda pronuncia hoy una conferencia sobre el aumento de esos trastornos

Los síntomas digestivos que hacen sospechar que algo no funciona bien son la hinchazón y el dolor abdominal, el ruido intestinal, los eructos, la flatulencia y la diarrea o el estreñimiento. Esos síntomas aparecen cuando se toman los alimentos que originan la intolerancia. Además, también surgen problemas extradigestivos, comentó el doctor López Rueda, entre los que están la fiebre, el cansancio, la pérdida de memoria, los dolores articulares y musculares, las contracturas musculares, la sequedad de mucosa, la alteración de la libido, la impotencia y la pérdida de peso.

Para combatir esos problemas hay que combinar una dieta adecuada con un tratamiento específico, puntualizó Blas López Rueda. Este médico destacó que es fundamental conseguir un diagnóstico correcto de los pacientes con intolerancias alimentarias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos