¿No adelgazas? Ojo que has podido caer en la tumba metabólica

¿No adelgazas? Ojo que has podido caer en la tumba metabólica

Aunque se reduzca considerablemente la ingesta de calorías, no se consigue perder grasa. Te contamos por qué ocurre esto

Ester Requena
ESTER REQUENA

El nombre suena un poco tétrico: la tumba metabólica. Pero tras ella puede encontrarse la respuesta a por qué no se adelgaza pese a que se lleva una dieta correcta sin saltarse lo más mínimo los consejos de nuestro médico. Concretamente, esto ocurre cuando se realiza una dieta hipocalórica muy restrictiva en la que la ingesta de calorías es menor al gasto, pero se sigue sin rebajar grasa. ¿Por qué? Se ha podido caer en esta tumba metabólica que frena que adelgacemos.

Al principio de la dieta sí se ha podido soltar algunos kilos, pero llega un momento en el que el cuerpo se frena y la báscula sigue marcando lo mismo semana tras semana. Y eso se ha seguido punto por punto el régimen e incluso se ha hecho deporte. Pero nada. Esto es debido a una respuesta de nuestro cuerpo. Concretamente ese efecto es el de la termogénesis adaptativa, que hace que afecte al metabolismo que funciona más lento de lo habitual. Y es porque el cuerpo se acostumbra a funcionar con menos energía, de ahí que no se pierda ni un gramo.

Para salir de esta tumba, es necesario volver a hacer una dieta de mantenimiento en la que se incluyan las calorías necesarias normales para el día a día, según las estimaciones de los endocrinólogos. Y hacer esto durante, al menos, una semana, para 'engañar' al cuerpo y hacerle ver que no se está en un periodo de escasez de comida. Es como resetearlo y decir adiós a esa tumba metabólica. Tras ello se podrá ir reduciendo las calorías poco a poco y volver a la dieta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos