Diario Sur

Las 10 claves contra la obesidad infantil

Las 10 claves contra la obesidad infantil
  • El exceso de peso puede provocar enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, asma, apnea del sueño y discriminación social

El 22,5 por ciento de los menores de Andalucía (366.285 de 1.627.935) padece obesidad, una tasa superior a la media nacional. Aunque cada vez se tiene más concienciación por parte de las asociaciones y de los propios padres, España sigue siendo el segundo país europeo con mayor tasa de obesidad infantil, con Andalucía a la cabeza. Uno de cada tres niños tiene sobrepeso u obesidad y la prevalencia es mayor en niños que en niñas. La obesidad puede provocar una enfermedad cardíaca, causada por altos niveles de colesterol o hipertensión arterial, y también puede provocar diabetes tipo 2, asma, apnea del sueño y discriminación social.

Desde 2011 a 2015 el exceso de peso ha disminuido 3,2 puntos, según el estudio 'Aladino', elaborado por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), con un descenso del 26,2 al 23,2 por ciento, siendo más significativo el descenso en caso de sobrepeso. Sin embargo, esta mejoría no es suficiente. Unos simples cambios en el enfoque de la alimentación infantil y otros factores que no solo implican a la alimentación, pueden provocar que las cifras sigan disminuyendo.

¿Cuáles serían las claves para reducir de manera eficaz la obesidad infantil?

La pediatra Elisa Márquez, del Centro de Salud Las Lagunas, en Mijas Costa, defiende el fomento de las actividades deportivas y la necesidad de evitar en exceso la televisión y otras tecnologías, al margen de los hábitos alimenticios, como fundamentales para llevar al niño o a la niña por el sendero adecuado en esta materia. “Es muy importante que cada niño y niña realice deporte a diario, con el fin de evitar el sedentarismo. Tanto la televisión como el ordenador, la tablet y los móviles no deben usarse, en conjunto, más de dos horas diarias”, expone Márquez.

Por su parte, Paco Jaime, nutricionista del Málaga CF y del Unicaja de Baloncesto, apuesta por una alimentación saludable, con consejos como consumir “una o dos tomas de vegetales crudos y tres piezas de fruta al día, cambiar las bebidas gaseosas azucaradas por agua y los zumos comerciales por naturales, darle formas y colorido a los alimentos y los platos, así como cocinar la comida a baja temperatura y darse un capricho a la semana para evitar la ansiedad”.

Jéssica Gutiérrez, nutricionista-dietista de Salud Nutritiva y graduada en Nutrición, se remonta al origen de la obesidad para arrancar el problema de raíz. “La lactancia materna y su duración se han asociado a una menor prevalencia de obesidad durante la infancia. Hay que convertirla en un acto imprescindible. Dentro de las posibilidades de la maternidad, hay que intentar mantenerla un mínimo de seis meses. Es casi como una vacuna barata y fácil de promover entre la población, ya que no alimentar con leche materna al bebé implica un aumento mayor de las posibilidades de padecer enfermedades a corto plazo y largo plazo, como obesidad y alergias alimentarias”, señala Gutiérrez, que también valora el sueño, la eliminación del azúcar y de los alimentos procesados, y el control de las comidas y que se hagan en familia como pautas para mejorar con creces la salud y, con ello, no padecer obesidad infantil. De este modo, las claves para evitar la obesidad infantil podrían formar una especie de decálogo.