Diario Sur

Las moléculas, el nuevo campo de lucha contra el cáncer de mama

Las moléculas, el nuevo campo de lucha contra el cáncer de mama
  • Los expertos auguran que en el futuro se podrá identificar a través de su perfil genómico a las mujeres más proclives a sufrir la enfermedad

La batalla contra el cáncer de mama, igual que contra el resto de los cánceres, se está dirimiendo en el campo molecular. “Es posible que en el futuro podamos identificar a mujeres que, con un determinado perfil genómico, tengan más posibilidades de sufrir esta u otras enfermedades, y quizá podamos a partir de ahí realizar estrategias concretas de prevención”, explica Agusti Barnadas, vicepresidente del Grupo Geicam de Investigación en Cáncer de Mama, este miércoles, Día Mundial contra esta enfermedad.

Su colega Eva María Ciruelos, presidenta del Grupo Solti de Investigación en Cáncer de Mama, destaca que el objetivo de las investigaciones es indagar en los motivos por los que “los pacientes son diferentes entre sí”. “Siendo capaces de encontrar una explicación molecular y biológica a la evolución de una enfermedad, podemos desarrollar el tratamiento de una manera u otra, pero de forma personalizada”, señala Ciruelos.

Hasta el momento, la investigación ha llegado a permitir conocer únicamente el perfil de los cánceres hereditarios, y de esa forma, se ha podido mejorar la prevención de las mujeres que tienen un mayor riesgo de sufrir la enfermedad. La mastectomía a la que se sometió Angelina Jolie fue el momento en que esta estrategia fue conocida por la opinión pública. Pero la investigación está avanzando, cuentan los expertos.

“Probablemente en el futuro, con el conocimiento del genoma, podamos establecer modelos de predicción de enfermedades de mayor riesgo, aunque eso conllevará nuevos retos incluso de tipo ético. Por ejemplo, una persona tendrá que decidir si quiere saber qué riesgos de enfermedades”, asevera este médico.

En cuanto a las terapia, el desarrollo de nuevos fármacos está en pleno auge, y en este campo, son los pequeñas empresas de biotecnología las que están llevando la voz cantante, “intentando aprovechar los mecanismos de acción de determinadas moléculas para desarrollar nuevas estrategias”, indica Barnadas.

Finalmente, los profesionales ponen el foco la lucha contra las resistencias a los tratamientos. Ocurre que una terapia concreta puede tener éxito en una mujer, pero al cabo del tiempo, ese tumor es capaz de desarrollar una enfermedad más agresiva que ya no responde al tratamiento y hay que cambiar de estrategia. “Por fortuna”, sostiene el vicepresidente de Geicam, “tenemos fármacos que pueden conseguir el efecto de frenar esa nueva enfermedad y que para la paciente se convierta en un mal crónico, sin necesidad de que desemboque en la muerte”.