Diario Sur

Los ginecólogos pedirán que las pruebas del cáncer de mama se hagan a los 35 años

El cáncer de mama es una enfermedad que afecta sobre todo a mujeres mayores, pero no solo a mujeres mayores. Un 80% de los casos corresponde a pacientes con más de 50 años, la edad a la que las españolas se someten a un cribado que consiste en diversas pruebas y revisiones para detectar el cáncer antes de que aparezcan los síntomas. Pero ¿qué sucede con el 20% restante? Las mujeres más jóvenes, aunque afectadas por la enfermedad en menor medida, también están expuestas a tumores que, ante la falta de pruebas diagnósticas anteriores a la aparición de síntomas, aparecen en estadios más avanzados.

Para atajar las necesidades de estos grupos, el presidente de la sección de Oncología Ginecológica de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, Javier de Santiago, anunció ayer que su sociedad va a recomendar que se adelante el cribado en España quince años y que comience a los 35 años y no a los 50 como actualmente. El doctor hizo este anuncio dentro de los Diálogos de la Asociación Española Contra el Cáncer que tuvieron lugar en su sede de Madrid.