Roomba, la aspiradora que quiere espiar tu casa

Temor ante la posibilidad de que la creadora de este robot de limpieza venda los planos de los hogares a terceros

SUR.ES

Los robots de limpieza cada vez van a más. Se conocen hasta el último rincón de cada casa en la que trabajan a veces casi incluso mejor que sus inquilinos gracias a los mapas que pueden hacer de las viviendas. Esto les permite funcionar de manera autónoma, para tranquilidad de sus propietarios.

Sin embargo, a esta calma se le ha unido un temor: la posibilidad de que esos mapas se filtren a terceros por la venta de los datos a grandes empresas. Esto se debe a que hay interesados en obtener esa información, especialmente Google, Amazon o Apple. Estos gigantes ya han lanzado diferentes asistentes personales (Google Home, Alexa o HomePod) y les sería más que útil contar con esta información para optimizar la experiencia de sus usuarios.

La clave, como suele ocurrir en estos casos de privacidad, está en la letra pequeña. Dentro de la política de las Roombas ya existe la cláusula que permite vender la información recogida por el robot. Se encuentra en los términos y condiciones que el usuario debe aceptar obligatoriamente antes de empezar a usar el dispositivo.

En cualquier caso, iRobot tendrá que explicar qué tipo de datos vendería, a quién y cómo. De lo contrario se enfrenta a una posible huida de clientes hacia otras marcas que, aunque no tengan tantas posibilidades, sí sean de total confianza en este aspeto.

Fotos

Vídeos