'No en mi puerta' o cómo evitar fraudes en las contrataciones o compras en casa

'No en mi puerta' o cómo evitar fraudes en las contrataciones o compras en casa

Aumentan las contrataciones de servicios de gas o electricidad en el propio domicilio. La OCU lanza una guía con recomendaciones para evitar engaños y detalla algunas de las mentiras más frecuentes

Raquel Merino
RAQUEL MERINOMálaga

El 33% de los nuevos contratos de electricidad, el 3% de los de gas y el 52% de los combinados se realizan a través de la comercialización puerta a puerta, según un informe realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Seguro que más de una persona ha abierto su puerta a un comercial, por ejemplo de una compañía de gas o electricidad, que lo primero que ha hecho es pedirle la última factura, para asegurarle acto seguido de que está pagando más de lo debido.

Pero lo peor de este asunto es que en muchos casos los consumidores no son conscientes de lo que finalmente terminan contratando, especialmente cuando el comercial ofrece al usuario un descuento sobre su tarifa habitual. Más aún cuando no informan debidamente al consumidor de sus derechos, «pero si se emplean a fondo con buenas palabras y medias verdades», apuntan desde la Organización de Consumidores y Usuarios.

Además, al presentarse de improviso en una casa, la OCU señala que el potencial cliente no ha podido comparar antes con otras ofertas, reflexionar sobre si realmente necesita lo que se le está ofreciendo, o includo tiempo para leer la letra pequeña.

Por ello, la OCU, en colaboración con la AECOSAN, ha puesto en marcha la campaña 'No en mi puerta' para informar a los consumidores sobre qué hacer frente a las visitas comerciales a domicilio y sobre todo informarles de que cuando se compra un producto o se contrata un servicio fuera de establecimientos comerciales (o sea, por teléfono, a través de Internet o en casa) los consumidores cuentan con una regulación especial que protege sus derechos.

Ante la visita de un comercial, la OCU recomienda

1. Lo primero a tener en cuenta es que antes de abrir la puerta a un comercial hay que estar seguro de saber qué tarifa se está pagando y con qué condiciones. Es la única manera de rebatir cualquier intento de engaño. Si no se tiene claro, lo más prudente es no abrir ni entablar conversación.

2. No facilitar datos personales y ni firmar ningún documento en el momento.

3. Solicitar que dejen la propuesta por escrito para mirarla con calma.

4. No permitir que un desconocido examine las facturas.

5. Si la oferta planteada es interesante, OCU recomienda llamar a la compañía que dice representar el comercial para comprobar que su representación y oferta son ciertas.

Algunas de las mentiras más frecuentes

- Los comerciales dicen que son de «tu compañía de luz», pero casi nunca es así: lo normal es que sean de una empresa diferente o de una del mismo grupo empresarial, pero del mercado libre. El objetivo es que el cliente deje el mercado regulado y pase al mercado libre.

- No solo se presentan diciendo que son de «tú compañía» sino que aseguran que están comprobando si se están aplicando correctamente los descuentos. En este sentido, la OCU incide en que ninguna compañía va a enviar comerciales para revisar facturas que ellos mismos emiten.

- Verificar el nuevo contador. Cuando conocen que la distribuidora está instalando los contadores digitales en una zona, lo utilizan como argumento para inventar excusas que les permitan ganarse la confianza del potencial cliente. Cabe destacar que el nuevo contador lo instala la distribuidora. La comercializadora no interviene en todo este proceso

- La OCU advierte de que hablarán de todo menos del precio de lo que estás contratando. «Desconfía de comerciales que te dicen que con ellos vas a ahorrar y no comienzan mostrándote sus tarifas», aconseja la Organización de Consumidores.

- Contratar con ellos implica en muchos casos contratar servicios adicionales como un servicio de mantenimiento de calderas o de la instalación eléctrica que no es obligatorio y que se podría contratar con quién el cliente quiera.

Plazo de 14 días para desistir del contrato

En el caso de que se llegue a firmar o formalizar un contrato, la OCU recuerda que los consumidores cuentan con un plazo de 14 días naturales para echarse atrás y anular la compra o la contratación, sin necesidad de justificar los motivos por los que anulan el contrato.

Pero, aún más, en el caso de que el vendedor no informe debidamente al cliente de este derecho de desistir del contrato o la compra, el plazo de los 14 días naturales se prorrogará hasta los 12 meses desde la fecha de finalización del plazo inicial.

Información útil

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos