Premio a la elegancia de Purificación García

La diseñadora Purificación García y la reina Letizia, ayer, en la entrega de los premios.
La diseñadora Purificación García y la reina Letizia, ayer, en la entrega de los premios. / S. BARRENECHEA / EFE

La diseñadora gallega recibe el Nacional de Moda por su trayectoria y Moisés Nieto, el de nuevo valor

DANIEL ROLDÁN MADRID.

Elegante y sobrio son dos de los adjetivos que caracterizan a las colecciones de Purificación García desde que comenzó su andadura profesional hace casi cuatro décadas. Esas dos palabras se repitieron ayer en el Museo del Traje, donde la reina Letizia entregó los cuartos Premios Nacionales de Moda. García (Castrelo do Valle, Ourense, 1952) se impuso a Pili Carrera y Helena Rohner y consiguió el galardón en la categoría de Diseñador de Moda a la trayectoria. «Es un reconocimiento a todo el trabajo y esfuerzo de mi equipo a lo largo de estos años. Me han ayudado a transmitir mi visión y la forma que tengo de entender la moda», explicó la diseñadora, que presentó su primera colección en 1981, tres años después de fijar su residencia en Barcelona.

García pasó su infancia en Montevideo, ciudad a la que emigró su familia en busca de un futuro mejor y donde García tuvo el primer contacto con el mundo textil. A los 21 años se marcha a Canadá para continuar su formación y en 1978 se instala en la ciudad condal tras una breve experiencia neoyorquina y después de mostrar sus primeras propuestas en Palma de Mallorca. En la isla vendía algunas de sus creaciones por las playas. En 1983 desfila tanto en Barcelona como en Madrid y en 1989 lo hace en Milán. Un año más tarde, García lleva sus propuestas a Japón, donde inaugura dos tiendas.

En 1995 abre su boutique taller en la avenida Pau Casals de la capital catalana. Además del 'prêt-a-porter', la diseñadora muestra lo que denomina «nueva costura». Un ejemplo son sus trajes de novia. Además de firmar un acuerdo con STL para la distribución de colecciones 'prêt-a-porter' femenina y masculina, comienza por esa época su colaboración el fotógrafo Chema Madoz.

Récord exportador

En la categoría de diseñador novel, Moisés Nieto se impuso a Ulises Mérida y Oteyza. Graduado en el Istituto Europeo di Design en 2010, su tesis se convirtió en su primera colección en 2011. «Fusión de la artesanía y la atención al detalle, con un sentido de refinado gusto» es como define el propio Nieto su estilo, que le ha valido ganar numerosos premios, como el 'My Own Show Vogue Italia' en 2011; un año más tarde se llevó el premio de EGO, la parte de Cibeles destinada a los jóvenes valores. Y el año pasado realizó una colección usando tejidos 100% reciclados y ganó el 'Whos on Next Vogue España'.

Además de los dos diseñadores, resultaron premiados el Centro Superior de Diseño de Madrid (categoría de Academia y Cultura), Dolores Cortés (pymes), García Madrid (emprendimiento), Textil Santanderina (industrias de cabecera), Efe Estilo (comunicación) y Puig (premio honorífico a la gran empresa). Unos premios a un sector que el año pasado batió su propio récord exportador, con unas ventas por valor de 23.000 millones de euros, un 29% más que en 2015. «La moda española se ha convertido en impulsora de la imagen de calidad de los productos españoles en todo el mundo», indicó Begoña Cristeto, secretaria general de Industria y Pyme. Además, destacó que después de la crisis, el sector ha sabido «adaptarse a las necesidades de los clientes» con unas empresas «más internacionalizadas y más adaptadas a las nuevas condiciones que imponen los mercados».

Esas obligaciones pasan por adaptarse a los cambios tecnológicos. «España no puede quedarse rezagada de esta nueva revolución industrial. Es un tren al que hay que subirse», indicó Cristeto, que recordó que el sector textil y la moda emplean a más de 271.000 personas y aportan el 2,7% del Producto Interior Bruto. Por otra parte, mañana el ministro de Educación, Cultura y Deporte entregará el Premio Nacional de Diseño de Moda a la madre de David Delfín, fallecido el pasado 3 de junio.

Fotos

Vídeos