Preguntas ilegales que nunca deberían hacerte en una entrevista de trabajo

Una mujer se enfrenta a una entrevista de trabajo./Fotolia
Una mujer se enfrenta a una entrevista de trabajo. / Fotolia

Algunas de las cuestiones habituales en los procesos de selección entran de lleno en el terreno personal y no tienen por qué responderse. Te contamos cómo actuar en estos casos

R. APARICIO

En la teoría, una entrevista de trabajo debe servir para que la empresa que pretende ocupar un puesto vacante pueda evaluar si el aspirante reúne los requisitos o cualidades que se buscan. Sin embargo, en la práctica, es frecuente escuchar cuestiones que van mucho más allá y cruzan la línea del terreno personal. «¿Qué edad tiene? ¿Está casado? ¿Está entre sus planes inmediatos quedarse embarazada? ¿Le han arrestado alguna vez? ¿Le importaría trabajar en un equipo formado solo por hombres? El listado de preguntas que se salen del contenido estricto del currículum es extenso y variopinto. Además de incomodar al entrevistado, son en muchos casos preguntas ilegales que el aspirante no tiene obligación de responder. Son preguntas relacionadas con la edad, el estado de salud, el sexo, las preferencias políticas o convicciones religiosas que vulneran el principio de igualdad ante la ley recogido en el artículo 14 de la Constitución Española.

A continuación resumimos algunas cuestiones habituales que hacen las empresas y que no deberían consentirse por ser ilegales e incluso denunciables. En la mayoría de los casos, para zanjar el asunto sin llegar a más, se puede responder, sencillamente, que la cuestión referida forma parte de la esfera de la intimidad y que no se considera conveniente en el marco de una entrevista laboral.

1. ¿Qué edad tiene?

En la mayoría de las ocasiones los aspirantes ponen en el currículum su edad por lo que no es una pregunta que se haga siempre en las entrevistas de trabajo. Sin embargo, según recuerdan webs como Consumer u otros portales de empleo como Infoempleo, la empresa no debería preguntar este dato. Pese a ser ilegal, lo cierto es que la discriminación por edad es una realidad a la hora de enfrentarse al mercado laboral. Si no quieres decir tu edad siempre puedes resaltar tu experiencia y estabilidad si eres mayor o, si eres joven, realzar tus conocimientos actualizados y capacidad de adaptación.

2. ¿Tiene pareja? ¿Están casados?

La situación civil y familiar del candidato tampoco son asuntos que deban exponerse en una entrevista. ¿Qué puedes decir? Debes hacer hincapié en que esa cuestión forma de tu intimidad y que, sencillamente, no lo consideras oportuno.

3. ¿Está embarazada? ¿Quiere tener hijos?

Otra cuestión que, además de incomodar a la mujer en cuestión (no suele preguntarse a los hombres), es ilegal e incluso denunciable. Según resalta Consumer, «esta pregunta nada tiene que ver con la relación laboral e implica una discriminación hacia las mujeres, pues parece suponer que si se decide tener un niño, la situación en la empresa será difícil. Es una cuestión ilegal y denunciable».

4. ¿Cuál es tu nacionalidad?

Esta pregunta también podría ser objeto de una demanda por discriminación. Hay que tener en cuenta que cualquier persona que resida en España de manera legal tiene derecho a trabajar en el país sin importar su procedencia.

5. ¿Es creyente?

Las creencias religiosas no afectan en el rendimiento laboral de un trabajador. Qué responder: Se puede exponer al entrevistador que las creencias religiosas pertenecen al ámbito de la intimidad de la persona, sin más.

6. ¿Cuáles son sus ideologías políticas o su afiliación sindical?

Tal y como se expone en el apartado anterior, las ideologías políticas o la afiliación sindical son cuestiones irrelevantes para evaluar la capacitación del aspirante para el puesto.

7. ¿Su orientación sexual?

Tal y como ocurre con las creencias religiosas o las ideologías políticas esta pregunta tampoco tiene cabida en una entrevista de trabajo. No se puede discriminar por ninguna de estas razones.

8. ¿Tiene alguna enfermedad?

En la entrevista laboral nunca se debe hacer preguntas sobre los hábitos de la persona ya que no tienen ninguna relación directa con el trabajo. Están de más preguntas del tipo: ¿Fumas?, ¿tienes o has tenido problemas con el alcohol?

9. ¿Trabajaría cómoda trabajando solo con hombres?

Esta pregunta puede aparecer en los procesos en los que mujeres optan a puestos tradicionalmente ocupados por hombres. «Esta cuestión indica una discriminación de género muy clara y nunca deberían plantearla en una entrevista laboral», alertan desde Consumer.

10. ¿Te han arrestado alguna vez? ¿Cuál es tu peso y estatura?

Son otras dos cuestiones que también recuerda Consumer: «Nadie tiene derecho a conocer los antecedentes penales ni discriminar a alguien por ello», afirman. En cuanto a la cuestión del peso y talla, salvo que el puesto de trabajo no requiera unas condiciones específicas, en una entrevista laboral nunca deben preguntarse estas cuestiones ya que son «irrelevantes para desempeñar un trabajo», concluyen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos