Los españoles tienen más perros que nunca

El número de canes que se pasean por el país se ha duplicado en una década. Tocamos ya a uno por cada siete españoles. «¿Por qué? Ofrecen un apoyo emocional importantísimo»

IRMA CUESTA

Aunque es complicado saber el número exacto de perros que se pasean por España, todo apunta a que, a comienzos de 2017, formaban un ejército de 6,4 millones, el doble de los que había hace solo una década. Según los datos que maneja el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que no son absolutamente fiables porque las competencias son autonómicas y locales, y cada cual lleva el tema de los registros a su manera, entre 2012 y 2015 el número de canes nacionales creció en 483.559 ejemplares. Vamos, que si de un tiempo a esta parte ha salido a la calle y tenido la impresión de que su barrio se está poblando de chuchos, ha dado en el clavo.

Mientras las estadísticas reflejan que uno de cada cuatro hogares en España cobija un perro, el II Análisis Científico sobre el Vínculo entre Personas y Animales publicado por la Fundación Affinity concluye que somos una sociedad especialmente ‘petfriendly’ (que nos encantan las mascotas). Según las encuestas realizadas por esta organización, el 43% convive con una de ellas, el 76% se declara amante incondicional de los animales de compañía, aunque aún no se haya decidido a poner uno en su vida, y el 74% afirma que compartir su existencia con ellos le hace (o haría) más feliz.

6,4 millones de perros hay hoy registrados en España

Curioso, porque España compagina tan sentida declaración de amor con un lugar prominente en el ranking europeo de abandonos. Y no es una forma de hablar: en este país, abiertamente amante de los animales, 150.000 mascotas terminan cada año abandonadas, a una media de 400 diarias. Y ni siquiera necesitamos que llegue el verano para echarlas de nuestras vidas. Según Affinity, no hay mucha diferencia en el número de abandonos dependiendo de la época del año, por más que la mayoría tengamos grabada en la memoria la imagen del perrito dejado a su suerte en medio de la carretera y aquella voz grave recordándonos que «él nunca lo haría». Eso, en un país en el que cada año se juzgan más de 600 delitos de maltrato, de los que cerca de un 10% acaban en condena.

Las cinco razas más populares en España

Pastor Aleman
Origen: Alemania. Aunque es una raza relativamente nueva (1899) que inicialmente nació para dedicarse al pastoreo, su fuerza y su inteligencia rápidamente le depararon otros cometidos. Muchos son perros guía y la Policía se apoya en ellos en operaciones de rescate o detección de drogas. Hay países en los que incluso forman unidades especiales. Necesitan mucha actividad.
Chihuahua
Origen: México. Es el perro más pequeño del mundo e increíblemente ágil. Sin embargo, también son enormemente frágiles y no les sienta nada bien el frío (de ahí que en invierno nos crucemos con muchos de ellos cuidadosamente abrigados). Eso si, tienen una larga vida (puede superar los 18 años sin problemas). Además, son muy inteligentes.
Setter Inglés
Origen: Inglaterra. El perro al que buena parte de los cazadores adoran es fruto del trabajo de Edward Laverack, un inglés que no cesó hasta alumbrar esa nueva raza. Incansable, fuerte, de pelo duro y resistente, se utiliza en el norte de España para la caza de la becada y en el resto, para la perdiz, fundamentalmente. Además, es afable, así que también puede ser un buen compañero en casa.
Yorkshire Terrier
Origen: Inglaterra. Aunque la demanda de estos perritos ha bajado considerablemente en los últimos años, sigue siendo uno de los preferidos por los españoles. Creada por obreros escoceses que se instalaron en Yorkshire buscando trabajo, se convirtió en el perro de moda en la Inglaterra victoriana. Es presumido y valiente, además de aficionado a los ladridos.
Labrador retriever
Origen: erranova (Canadá). No solo en España, también en el resto del mundo, es una de las razas más demandadas. Y es que, según los expertos, con un buen adiestramiento es una de las más dóciles, obedientes, trabajadores e inteligentes que existen. Por eso también pueden convertirse en fantásticos perros guía o policía. Además, se lleva de maravilla con los niños.

Lo que es una realidad palpable es que cada vez hay más hogares que han incorporado un animal a la familia. De hecho, los españoles tenemos a nuestro cargo 20 millones de mascotas –entre perros, gatos, aves, peces y hurones– distribuidas en el 40% de los hogares; y, de esas, más de seis son canes. «Es completamente cierto que cada vez hay más. De hecho, en los últimos diez años el número ha crecido en un 50%. Y no porque hayan aumentado los controles para que estén debidamente registrados. ¿Por qué, entonces? Creo que hoy en día nadie desconoce su valor; el hecho de que se convierten en un apoyo emocional importantísimo, que nos aportan muchísimo y que llegan a convertirse en un miembro más de la familia», apunta Laura Rodríguez, responsable de Affinity en España, que opina que, a pesar del número de abandonos, somos un país amante de los animales. «Teniendo en cuenta que tenemos veinte millones de mascotas, el porcentaje, aunque el hecho sea absolutamente deplorable, no es tan alto», afirma, recordando que uno debe saber que tener un perro, un gato o un pájaro es asumir una responsabilidad y, por lo tanto, se deben asumir las consecuencias.

El pastor alemán, un clásico

Aunque alguno crea que ya no están de moda, la raza de perros más numerosa en España es el pastor alemán, seguida del chihuahua, el setter inglés y el yorkshire terrier, según el portal de referencia doogweb. Y es que, aunque cada vez haya más personas a las que no importa en absoluto el pedigrí de su animalito, el 63% de los chuchos que deambulan por la patria pertenece a alguna raza.

Las tres razas más populares en españa: pastor alemán, chihuahua y setter inglés.

Todo el que esté relacionado con el mundo canino sabe que las tendencias influyen, y mucho. Hubo un tiempo, después del estreno en España de ‘Colmillo blanco’, la película basada en la novela de Jack London, en que el país se llenó de huskys; antes, series de televisión como ‘Lassie’ hicieron que todos los niños quisieran tener un collie en casa y, desde luego, nunca habría habido la demanda de golden retriever y labradores que existe de unos años a esta parte si a una marca de papel higiénico no se le hubiera ocurrido elegir a un cachorrito para mostrarnos lo que uno de sus rollos puede dar de sí.

Además de a quienes han abierto las puertas de casa a un inquilino perruno, a quien está haciendo feliz ese sobrevenido amor animal es a la industria veterinaria, que mueve cada año casi 200 millones de euros. Y, sobre todo, a las empresas de alimentación de animales de compañía, con un volumen de negocio anual de 800 millones. Y es que mantenerlos no es barato. Entre veterinario, medicamentos, limpieza y comida, tener un perro puede salir por unos 2,5 euros diarios.

Menos gatos

En los último tres años, en los que el número de perros ha crecido espectacularmente, el de gatos ha descendido nada menos que en 200.000 ejemplares. Aún así, la Fundación Affinity estima que hay 3,6 millones de gatos domésticos en España y que en el 15% de los hogares nacionales vive un felino. De lo que no hay duda es de que son los reyes de internet. Solo en 2014 se publicaron dos millones de vídeos de gatos en YouTube, que recibieron nada menos que 26.000 millones de visitas ese mismo año. Incluso el súper cerebro de Google comenzó a trabajar buscando gatos en la red.

¿Qué hago ahora con el animalito en verano?

Hace solo unos meses que los propietarios de Mascots Resorts inauguraron en Canarias el hotel para mascotas más lujoso de Europa. Un complejo al que no le falta detalle y en donde uno puede dejar a su animalito a buen recaudo a cambio de 25 euros por día. Desde luego, no es la única residencia de estas características. En España, a medida que el censo de mascotas ha ido aumentando («antes se regalaban bicicletas o escalextrics, y ahora se regalan mascotas», dicen desde Affinity), también ha crecido el de establecimientos que se hacen cargo de ellos cuando los dueños se marchan de viaje. Según los expertos, uno no debe dejar solo a su perro durante más de cuatro días. Y eso si el animal tiene en casa un dispensador de agua y comida y un jardín por donde darse un garbeo. Por eso, porque es complicado disfrutar de unas vacaciones más largas si uno no tiene a mano un familiar o un amigo dispuesto a hacerse cargo de ellos, cada día son más los hoteles y guarderías de perros y las Apps de cuidadores dispuestas a facilitar un canguro. Se puede contratar un servicio por horas, incluir un paseo e incluso clases particulares... de conducta. Eso, o viajar con nuestro amigo siempre que elijamos un hotel que admita mascotas.

Fotos

Vídeos